Sin Avances En La Causa Por Coimas De Lotería De Río Negro

La Corte Suprema aún evalúa las apelaciones de Miguel Irigoyen y Carlos Ferrari, condenados en febrero de 2009 a cinco y cuatro años de prisión, respectivamente. Ayer se cumplieron seis años de las condenas por la causa de las coimas de la Lotería de Río Negro. La Corte evalúa los recursos de la defensa desde hace más de cuatro años, totalizando casi 13 años desde que comenzó la investigación en la Justicia rionegrina.

El 5 de febrero del 2009 la Cámara Criminal de Viedma condenó a cinco años al expresidente de esa entidad, Miguel Irigoyen, y a cuatro años al empresario Carlos Ferrari, por el cobro y pago de coimas y dádivas. El tribunal consideró "plenamente acreditado" que Irigoyen cobró más de 1,1 millones entre el 1999 y 2001.

Un año después, en el 2010, el Superior Tribunal rionegrino -con la integración anterior- confirmó las penas de Irigoyen y de Ferrari pero modificó la condena de Andrés Santamaría, reduciéndola de cuatro a tres años de prisión y fijándola en cumplimiento condicional. Santamaría fue considerado por la Cámara como un colaborador indispensable porque los pagos de las coimas se cumplieron a través de la firma Albany Trade, que él presidía.

Pese a que recibieron penas efectivas, Irigoyen y Ferrari siguen en libertad a la espera de la resolución de la Corte. El máximo tribunal tiene sin resolver las penas por cohecho pero, en cambio, solicitó a la Justicia rionegrina que evalúe si la imputación por "dádivas" no ha prescripto, disponiendo el sobreseimiento en favor de Irigoyen por ese delito.

El expediente se abrió en abril del 2002 por una investigación del diario "Río Negro". Los hechos se registraron entre 1999 y 2001 y consistían en la triangulación de dinero de concesionarios del juego que llegó a funcionarios provinciales.

En el fallo del 2009, la Cámara que conformaban Susana Milicich, Eduardo Giménez y María del Carmen Vivas consideró "certeramente acreditado" que Albany fue comprada por Irigoyen a nombre de Santamaría, a los fines de que Ferrari le girara por allí sumas de dinero al presidente de Lotería, movimientos que totalizaron 1.175.701 pesos. Esos depósitos "tenían como propósito que Irigoyen, en su papel de interventor de Lotería, no rescindiera el contrato que tenía Casinos de Río Negro (de Ferrari) con la Provincia ante los reiterados incumplimientos en que esta última empresa incurriera".

En su primer análisis, a fines del 2012, la Corte apartó la imputación de dádivas contra Irigoyen y ordenó a la justicia rionegrina que evalúe si ese hecho estaba prescripto. Como consecuencia, en febrero del 2014, un Tribunal conformado por los subrogantes Favio Igoldi, María Luján Ignazi y Sandra Filipuzzi dictó el sobreseimiento del exinterventor. Igualmente, desde mayo del 2011, la Corte tiene para resolver un recurso de la defensa contra las penas de cohecho que pesan sobre Irigoyen y Ferrari, que es el delito central de la causa.

En los últimos meses ese expediente -según los registros de la Corte- experimentó varios despachos aunque, todavía, no hay una sentencia que determine si Irigoyen y Ferrari deben ser detenidos o continuarán en libertad.


 

 

Fuente:www.rionegro.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner