Operan 115 Mil Tragamonedas Ilegales En México

Más de 25.000 máquinas tragamonedas ilegales fueron retiradas en territorio mexicano, gracias a la denuncia ciudadana y a la entrega voluntaria de esos dispositivos de juego, según informó en conferencia de prensa el vocero presidencial, Eduardo Sánchez Hernández. Afirmó que esos instrumentos “representan ingresos ilegales por más de 25.000 millones de pesos al año, que en muchos casos financian otras actividades delictivas”.

Por su parte, la directora de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Marcela González Salas, dijo durante el encuentro con la prensa, que a seis meses del inicio del operativo "La adicción no es un juego", también se clausuraron establecimientos que operaban como minicasinos, principalmente en el Distrito Federal y el estado de México.

Con el operativo se detectaron dos organizaciones -cuyas actividades ya investiga la Procuraduría General de la República-, que cobraban 50 pesos diarios por máquina a propietarios de tragamonedas.

Detalló que se recibieron 14.153 denuncias anónimas para reportar la operación de esos lugares, en su mayoría en los estados de México, Jalisco y Guanajuato, así como el Distrito Federal.

De esas denuncias se ha atendido al 65 por ciento, lo que permitió disminuir las "enormes ganancias" que alcanzaban de 500 a 600 millones de pesos semanales, sin pagar impuestos y muchas veces utilizado para otras actividades ilícitas.

La funcionaria comentó que a partir de los operativos puestos en marcha por la Segob, la PGR y los gobiernos
estatales surgieron organizaciones civiles que aseguraban otorgar permisos a los comerciantes para instalar esas máquinas, los cuales son apócrifos.

Alertó a la población a no dejarse engañar sobre esos supuestos permisos, pues los artefactos son ilegales y no se puede otorgar ningún tipo para que operen.

En tanto Sánchez Hernández invitó a la población a reportar al teléfono 088 la existencia de esas máquinas, y a los comerciantes que las instalaron en su negocio a entregarlas de manera voluntaria.

Destacó además que la ludopatía es una conducta de alto riesgo que podría llevar a la dependencia de drogas, por lo que las máquinas tragamonedas ilegales regularmente instaladas cerca de las escuelas, constituyen un riesgo para la niñez.

Las máquinas tragamonedas entraron al país primero de contrabando y después por partes entre 2003 y 2004. Se estima que aún hay entre 110.000 y 115.000 máquinas en las calles de todo el país, expuso González Salas.

La funcionaria dijo que el aseguramiento de esas máquinas es tarea difícil, pues en algunos casos los comerciantes argumentan que es su única fuente de ingresos, por lo que los llamó a dedicarse a otra actividad.


 

 

Fuente:sipse.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner