“Si No Cumple, Le Vamos A Sacar La Concesión”

El máximo responsable del Instituto Provincial de Loterías y Casinos de la Provincia, Jorge Rodríguez, se comprometió ayer a garantizar el avance de las obras en el Hipódromo y que los subsidios se inviertan conforme a lo establecido por la Ley del Turf. “Si no cumple, le vamos a sacar la concesión”, sostuvo sobre el final de un encuentro en el que fue endureciendo su postura a medida que recibía las demandas de los gremios vinculados a la industria hípica.

El funcionario del gobierno de Daniel Scioli desembarcó ayer en Tandil junto al director de Hipódromos Claudio Zelarrayán y parte de su equipo de trabajo, tras las gestiones que había realizado Pablo Bossio. En el recinto de sesiones del Concejo Deliberante se desarrolló un interesante debate que se extendió durante dos horas, en el que se escuchó la voz de los propietarios de caballos sangre pura, criadores, cuidadores, del concesionario Hipódromo de Tandil SA y de las autoridades provinciales. Además, siguieron atentamente el encuentro las autoridades del club Hípico, propietario de la licencia para organizar las carreras, pero no hicieron uso de la palabra.

Frente al presidente del Legislativo local y ediles de los bloques del PJ-FPV, PRO y UCR, "Piedrita" Rodríguez arrancó con un discurso suave y conciliador que se fue endureciendo a medida que digería el crudo diagnóstico de los trabajadores del turf. Sobre el final, le ordenó a la empresa que empiece las obras en la pista "de inmediato porque la plata ya la estamos poniendo" y dejó sentado que con el subsidio provincial "estamos asistiendo a la actividad hípica y no al club o al concesionario".

Arranque picante

El inicio del encuentro se demoró cerca de una hora. Mientras se aguardaba la llegada de otros funcionarios provinciales, el presidente de Loterías se reunió con Pablo Bossio y con Juan Pablo Frolik, con quienes había mantenido diálogo en otras ocasiones.

En tanto, en las distintas bancas del recinto se acomodaron los propietarios y criadores de caballos, los responsables de la concesión, los concejales y los representantes del club Hípico. En la barra se apostaron los cuidadores, apoyando la necesidad de lograr mejores condiciones para trabajar, y el jockey Víctor Sabin y la especialista en equinoterapia María Elvira Infesta, citados por la empresa como responsables de dos proyectos que busca desarrollar.

Al inicio, el concejal Pablo Bossio valoró la presencia de todos los sectores vinculados al turf y convocó a plantear las posiciones en torno al plazo para la concreción de las mejoras en la pista y la villa hípica, además de la transparencia en el destino de los recursos que aporta la Provincia.

Por caso, Jorge Rodríguez dijo que "como autoridades debemos velar por el dinero del erario público" y dejó sentado el rol fundamental del concesionario y la responsabilidad del club Hípico en controlarlo. "Hay vocación de hacer las cosas bien", anunció.

Las primeras palabras fueron de Carlos Calvello, uno de los integrantes de la firma Hipódromo de Tandil SA, quien explicó que administran "una joya" de 150 años y enumeró que habían comprado maquinaria de última generación, arreglaron las gateras, incorporaron tres regadores, construyeron 20 boxes en el Tattersall, y convocaron al ingeniero que realizó la segunda pista de San Isidro, quien tomó muestras para determinar la granulometría y están intentando determinar qué arena conviene poner en la cancha. "Quédese tranquilo que la vamos a hacer", afirmó sobre la pista mirando al presidente de Loterías.

Enseguida, el criador Jorge Cuenca cortó su discurso y lo trató de "mentiroso crónico", señalando que habían construido los 20 boxes sobre la cancha cuando tenía muchas hectáreas
para ubicarlos. Sin medias tintas y en su tono vehemente, fue rebatiendo sus dichos con el aval del resto de los propietarios y cuidadores.

"Cuentas claras"

Con el retorno de la calma al recinto, las autoridades provinciales escucharon las voces de otros trabajadores, quienes reclamaron "cuentas claras y transparencia" en el destino de los recursos públicos y denunciaron que "el estado de la pista es lamentable" y "es una vergüenza tener caballos en la villa hípica".

En este sentido, marcaron que el circo de carreras local está frente a una buena oportunidad de negocios porque ya no hay lugar para alojar y entrenar a los sangre pura en Palermo y si estuvieran dadas las condiciones, se podrían crear muchas fuentes de trabajo.

Varias voces ratificaron las denuncias de Cuenca sobre la falta de riego de la cancha y marcaron que en los primeros ocho meses el concesionario no ha mostrado voluntad de ir avanzando con las mejoras urgentes y mucho menos una inversión con recursos propios.

"Queremos creer en Loterías, nos cuesta", vaticinó el veterinario Marcelo Valle y resaltó que sólo buscan que haya "más caballos y más trabajo".

Con esos disparadores surgió la posibilidad de formar alguna comisión local o nombrar un responsable para controlar que se cumpla con las obras. En este aspecto, Juan Pablo Frolik mostró voluntad de integrar un grupo en el marco del Concejo Deliberante, pero antes pidió firmar un convenio en el que la Provincia le delegue facultades concretas.

Las rendiciones

En varios pasajes del debate, distintos actores le reclamaron a "Piedrita" Rodríguez que confirmara si estaban claras las rendiciones de los subsidios correspondientes a los primeros meses de la nueva concesión. Si bien responsabilizó a la Comisión de Seguimiento de la Ley del Turf, integrada por diputados y senadores, explicó que el área de Auditoría de Loterías está evaluando las presentaciones de los primeros meses y pronto va a tener un resultado que se podrá consultar.

Sobre la marcha de este nuevo contrato, el director de Hipódromos Claudio Zelarrayán defendió a la empresa al señalar que ya presentó los proyectos y reconoció que "falta ponerle los plazos". Por otro lado, atacó a Jorge Cuenca: "Lo estoy padeciendo", confió, y manifestó que es víctima de sus comentarios en las redes sociales.

Tras otra embestida de los criadores, quienes acusaron al director de Hipódromos de respaldar a la empresa, Rodríguez volvió a calmar las aguas. "Estamos para acompañar y buscar una solución. No tengo dudas de que el dinero va a estar gastado debidamente. No hay nada que esconder", sostuvo sobre el accionar del Instituto.

Sobre el final, tras escuchar las palabras del cuidador Juan Almando, el máximo responsable de los hipódromos provinciales aseguró que "no es voluntad, es obligación" del concesionario poner en condiciones la pista para que puedan varear los caballos.

En conclusión "Piedrita" Rodríguez adelantó que el club Hípico deberá presentar el lunes un informe con los plazos del concesionario para terminar las obras en la pista y para avanzar con la reconstrucción de la villa hípica.


 

 

Fuente:www.eleco.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner