Reclaman Casi 700 Tragamonedas Al Casino Condor

En pleno concurso de acreedores, en el futuro del casino Cóndor de los Andes aparecen grandes nubarrones que deberá despejar para salir indemne del proceso, toda vez que Zulu SA, responsable de equiparlo y ex socia de la licenciataria KLP, reclama la propiedad de más del 90% de casi 700 tragamonedas, y mesas de juego existentes usados en el lugar. La empresa Zulu denunció incumplimiento de contrato y notificó a la Justicia concursal la opción de cobrar $ 2 millones mensuales por su uso.

La acción, que amenaza al principal motor de ingresos de la concursada, llega cuando el juez concursal, Pablo González, debe resolver una cautelar que apunta a conservar la licencia de operación de la sala de Guaymallén.

Aunque admite que KLP es titular del permiso, Zulu (de Zunilda Torres y Luis Olivares), aduce haber invertido en la adquisición de los equipos de juego, para entregar el casino ex Winland "llave en mano", es decir, equipado y en funcionamiento.

Y en ese carácter, luego de pedir un inventario de la maquinaria del casino, prevé presentarse ante el 2do Juzgado de Pablo González Masanés para la verificación de créditos, antes del 14 de abril: según se anticipó, por $ 2 millones al mes por explotación de las máquinas o la restitución de las mismas, valuadas en U$S 4,1 millones.

La historia se remonta a 2013, cuando la licenciataria rescindió el contrato de gerenciamiento con Zulu, y rebautizó al entonces Winland como Cóndor de los Andes, una marca propia. Desde entonces viene tejiéndose una trama de denuncias cruzadas que derivó en autos 17.495 el expediente "Zulu SA contra KLP Emprendimientos SA P/Megaconcurso p/restitución de bienes p/Incidente".

Actualmente, la firma titular del permiso habilitante le reclama extrajudicialmente alrededor de $ 40 millones a Zulu cuyo origen ésta dice desconocer, al asegurar que no es deudora sino, por el contrario, acreedora. En ese carácter insiste en recuperar las máquinas y un canon por gerenciamiento equivalente a 20% del win (diferencia entre lo pagado y cobrado por el casino), que actualmente supera los $ 10 millones mensuales.

Resulte como resultare el litigio, para el Instituto de Juegos y Casinos todo recae en KLP. "Como titular de la licencia no puede deslindar su responsabilidad en un subcontratista. La forma de adquirir máquinas, su propiedad y si quedan pocas es un tema comercial; al Instituto le cabe el rol de fiscalizar", remarcó Federico Domínguez, director del IPJC.

Inventario, facturas y litigio

En noviembre de 2013, la jueza en lo civil Cecilia Landaburu había dispuesto no innovar respecto al contrato de administración. "No fue casual que luego de que la Justicia resolviera una medida autosatisfactiva en favor de Zulu pidieran la apertura del concurso. Por eso se inició una acción dentro del proceso; además del contrato de gerenciamiento frustrado, se reclama como créditos máquinas compradas por leasing con las facturas correspondientes, papeles de Aduana, y también el canon", explicó Manuel Linares, del estudio Linares, Bulgheroni y Asociados, asesores de Olivares.

Al expediente concursal Zulu incorporó facturas de proveedores como IGT, Wins, Unidesa y Gtech, para acreditar que 675 de 695 tragamonedas de Cóndor le pertenecen. Pese a la transferencia de dominio, el ex operador la considera inválida porque nunca se consumó la promesa de KLP: darle participación accionaria. No obstante, luego de que el juez ordenara inventariar los activos del casino el pasado 3 de marzo, un escrito del apoderado legal Guillermo Urrutigoity observó la pretensión de "obtener la devolución de determinadas máquinas que integran el activo
del Casino de KLP".

Al respecto, Néstor Guerrero, CEO del hotel y el casino desde diciembre, defiende la posición de la sociedad. "Creo que tiene solución, pero la posición de KLP es que el equipamiento es propio, por cómo se dieron los incumplimientos. Si prosperara el pedido y el juez priorizara a los acreedores no es imposible reequipar el casino".

Patrocinante de una causa por estafa contra Olivares, según Urrutigoity "Zulu entregó en parte las tragamonedas, pero los ingresos del casino son superiores (a los U$S 4,1 millones). KLP no pagó porque Olivares incumplió su obligación de rendir cuentas como gerenciador, pese a varios emplazamientos. En todo caso le cabe ser acreedor".

Pero mientras su socio Jorge Bulgheroni destaca también el valor de intangibles como la sustitución de la marca Winland por Cóndor de los Andes, Linares insiste. "El compromiso previo de incorporar a Zulu como accionista nunca se concretó. Pero lo que más preocupa es que la resolución de la cautelar de KLP para conservar la licencia habilitante del casino depende de una decisión política", añadió sobre la acción ante el juez González Masanés.

Como especialista en administrar casinos como el del Arena Maipú, para Guerrero "desde que se tomó el control total en 2014 creció 20%la facturación. La situación ameritó el concurso, pero con la certeza de que se puede salir". El ejecutivo no niega que los hoteles 5 estrellas como el Intercontinental se apoyan en el juego: "la estacionalidad y precios planchados llevan a depender prácticamente de los casinos".

Segunda torre del hotel y una disco

En pleno proceso de reestructuración de su pasivo, estimado en más de $ 400 millones, recientemente KLP presentó ante el titular del 2do Juzgado de Procesos Concursales y Quiebras un plan de negocios para 2015 y 2016. La principal novedad es la habilitación prevista de la segunda torre construida en su momento como ampliación del hotel Intercontinental, que, sin embargo, no necesariamente tendrá el mismo fin.

"Lo que se presentó incluye nuevas alternativas comerciales", anticipó Néstor Guerrero, CEO de KLP, sobre el destino de la construcción, a la que le faltan algunas terminaciones y accesorios y cuyo foyer sería lo primero en habilitarse.

Tercerizar espacios es parte de la gama de opciones. Según Guerrero, "estamos analizando más de una, como la venta a terceros de espacios para gerenciar hotelería, departamentos del tipo 'condohotel' o un mix de ambos, siempre para ejecutar durante el 2015. Incluso queremos inaugurar una disco en abril".

Frases destacadas

"La decisión de KLP es que el equipamiento es propio, por como se dieron los incumplimientos." Néstor Guerrero - CEO del hotel y del casino.

"KLP no pagó porque Olivares incumplió su obligación de rendir cuentas como gerenciador." Guillermo Urrutigoity - Apoderado de KLP

"Como titular de la licencia no puede desligar su responsabilidad en un subcontratista." Federico Domínguez - Director del IPJC


 

 


 
Banner
Banner
Banner