Municipio Va A La Justicia Por Los Casinos Populares

El municipio de Chillán, en la región chilena de Bíobío, anunció que denunciará ante la Fiscalía la reapertura de los denominados casinos populares "con la finalidad de perseguir la responsabilidad penal por la rotura de sellos de clausura".

Así lo hizo saber el alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, en relación a la campaña que libra el municipio en contra del funcionamiento de estos centros de juego.

"Vamos a presentar una denuncia ante el Ministerio Público con la finalidad de perseguir la responsabilidad penal por la rotura de sellos de clausura. Hay una norma del Código Penal que así nos lo permite. Vamos a actuar con rigor. Los locales (de máquinas de azar) se han clausurado, pero han reabierto e incurrido en una violación a esos sellos", afirmó.

El edil enfatizó que solo se han otorgado patentes comerciales cuando corresponden a la operatividad de máquinas de destreza, y no de azar. Ello, según la ordenanza municipal que rige desde enero de 2014.

"Mientras exista algún local que obtenga patente solo para operar con las máquinas autorizadas (destreza), pero posteriormente integren al local comercial máquinas de azar, voy a actuar de la manera más drástica que me permite la ley", advirtió el jefe comunal.

Durante este año, al menos tres locales emplazados en el Paseo Arauco, al ser inspeccionados por carabineros e inspectores municipales, fueron clausurados, pero los propietarios de las máquinas insistieron en reabrir esos locales.

Según estimaciones de trabajadores que se desempeñaron en estos locales, el dividendo económico diario alcanza el millón de pesos (U$S 1.600)

Con ese grado de ganancia, en pocos días cancelan el alquiler mensual de los céntricos locales, cuyo costo es de alrededor de 4 millones de pesos, de acuerdo a una corredora de propiedades de la zona.

Al parecer la estrategia a seguir por los propietarios de los aparatos de destreza sería operar de la misma forma, y esperar que en las elecciones municipales del próximo año, el alcalde Zarzar pierda en esos comicios, y lograr que otro jefe comunal opte por flexibilizar la ordenanza.

Sin embargo, fuentes municipales sostienen que las máquinas de azar solo pueden operar en locales autorizados por la Superintendencia de Casinos de Juegos (SCJ).

Héctor Mella, abogado representante de uno de los locales,
defiende que se trata de recintos de "entretención" y que "malamente se les llama casinos".

"Nosotros somos los que le estamos pidiendo al municipio que clausure todos aquellos locales que no tengan patente. En nuestro caso, tenemos patente municipal. La Corte de Apelaciones ya dijo que nadie se podía pronunciar sobre la naturaleza de la máquina, sin un informe pericial. Nosotros tenemos informes periciales que dicen que las máquinas son de destreza. Pero como tenemos patente, no tenemos por qué pronunciarnos con respecto a eso. El conflicto que tiene el municipio es con aquellos que no tienen patente", puntualizó.

En la comuna histórica (Chillan Viejo), la municipalidad informó que en el contexto de la modificación a la ordenanza municipal que regula la explotación comercial de máquinas de habilidad, destreza o juegos similares, esa entidad edilicia solicitó a la SCJ antecedentes sobre organismos autorizados para certificar si las máquinas de juego que se instalan en diversos locales son de destreza, habilidad o azar.

El ente regulador indicó en marzo pasado que "los organismos del Estado deben consultar el Catálogo de Juegos que ha dictado esta Autoridad Fiscalizadora y el Registro de Homologación que se lleva por esta Superintendencia, para efecto de determinar si el juego esta subsumido por la definición de máquina de azar (...)".

Asimismo, por acuerdo de Concejo Nº 37, en sesión ordinaria del 7 de abril pasado, el Concejo Municipal acordó, por la unanimidad de sus miembros, aprobar que se reúna la Comisión de Obras el próximo lunes 20 de abril para analizar las eventuales modificaciones a la Ordenanza que regula la autorización y explotación comercial de estas máquinas, atendiendo el dictamen Nº 5.907 del 2 de abril de 2015, de la Contraloría Regional del Bío Bío.

Este dictamen indica que el municipio no puede cobrar además de la patente que autoriza operar a las máquinas, una UTM adicional, por lo que deberá devolver montos por ese concepto a Jean Paul de la Cerda, quien recurrió al órgano contralor.

 


 

 

Fuente:www.ladiscusion.cl

 

 


 
Banner
Banner
Banner