Tesorero De Casino Se Declaró Culpable De Un Robo

El ex tesorero del entonces Casino del Parque de San Juan, donde en la madrugada del 31 de julio del 2006 un grupo armado irrumpió y se alzó con unos 195.000 pesos, admitió que fue cómplice de la banda que realizó el robo.

Roque Bustos admitió su relación con el grupo que se hizo del dinero, y acordó a través de su defensa, un juicio abreviado con el fiscal Gustavo Enrique Manini, tras nueve años después del sonado caso y tras el rechazo de la Corte de Justicia a concederle una probation (suspensión del juicio a cambio de tareas comunitarias).

Según fuentes judiciales, en ese acuerdo, el ex empleado público admite su "participación principal" en el delito de robo agravado por el uso de un arma de fuego cuya aptitud para el disparo no fue probada. Es una figura atenuada del robo pues rebaja el mínimo de la escala penal de 5 a 3 años.

El acuerdo alcanzado (una pena de 3 años y 10 meses) será puesto ahora en conocimiento de la parte querellante (Fiscalía de Estado), aunque por formalidad porque en procesos abreviados esa opinión (si es que el organismo emite alguna), no obliga al tribunal a tenerla en cuenta al momento de resolver.

Roque Bustos era uno de los cajeros del entonces Casino del Parque, el cual funcionaba donde hoy está el flamante Museo Provincial de Bellas Artes, frente al Parque de Mayo.
El robo lo tiene como único imputado por el delito de "participación principal por el delito de robo agravado por el uso de armas de fuego atenuado, en perjuicio de la Administración Pública".

En esa causa hay otros dos nombres de personas que aún hoy son consideradas prófugas. Una de ellas es Juan Jesús Farías Coronel. A los otros integrantes de la banda nunca los reconocieron.

Los hechos indicaron que el clamoroso robo estuvo muy bien planificado. El sistema de video había sido reparado pero ese día no funcionó; uno de los asaltantes encapuchados se dirigió directamente a Bustos para que abriera con sus llaves la caja fuerte; el atraco se cometió el lunes 31 de julio de 2006 a las 4 de la mañana, cuando el casino cerró sus puertas y siendo el día de mayor recaudación, porque el dinero se extraía de las máquinas tragamonedas cada dos días y los lunes había más monto por la recaudación del fin de semana.

Tras el robo, el ex tesorero adquirió una moto, realizó mejoras en su casa y le hallaron dinero en efectivo que no pudo justificar, según consta en los documentos judiciales.


 

 

Fuente:diariodecuyo.com.ar y www.tiempodesanjuan.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner