Mucho Juego, Nada Para Remediar Sus Consecuencias

Zapala* cuenta con 17 agencias de lotería, quiniela y prode. 400 son las máquinas de juego que se encuentran en los tres casinos de la ciudad, donde trabaja el 25% de los empleados de comercio. Sin embargo, no existen grupos privados o públicos que contengan a quienes sufren de una adicción que crece día a día.

Tras algunos sucesos que acontecieron en las últimas semanas en la localidad, se encendió de nuevo la polémica por la cantidad de casinos, la falta de proyectos de inversión y la ludopatía. En este contexto, la Cámara de Industria y Comercio Municipal informó que hay 400 máquinas de juego instaladas en tres casinos y 17 agencias de lotería, prode y quiniela que están registradas actualmente bajo licencia comercial.

Reconocida por la Organización Mundial de la Salud, la ludopatía es una adicción que funciona de manera similar a los trastornos producidos por el alcoholismo y la drogadicción. En las personas que desarrollan ludopatía, el juego ocasional puede llevarlas al juego habitual y, posteriormente, agravarse la patología cuando la persona debe enfrentar situaciones con mucho estrés.

"Muchas personas llegaron a perder dinero, familia, trabajo y relaciones por culpa de su dependencia del juego. Para estos enfermos, el juego es una obsesión que puede considerarse como un descontrol de los impulsos. Lo mismo sucede con el impulso de tomar bebidas alcohólicas, consumir estupefacientes, cleptomanía o piromanía", explica Jorge Chávez, licenciado en psicología y terapeuta. Además, sentenció que cuando "el juego se constituye en adicción, se convierte en enfermedad y la persona puede llegar a perderlo todo".

Además, Chávez indicó que la patología suele hacerse fuerte en personas que llevan una vida aburrida y monótona, convirtiéndose el juego en una vía de escape. "Buscan en los juegos de azar, especialmente máquinas tragamonedas, una excitación que supla sus carencias emocionales", dijo.

Instituciones

En la intimidad de la ciudad, el término "casinero/a" es una manera muy usado para referirse a las personas habitué de los casinos. Incluso algunos llegan al extremo de usar los horarios de trabajo para frecuentarlos.

Las autoridades de instituciones públicas y privadas de la localidad reconocen el acecho de la ludopatía sobre sus empleados como cualquier otra adicción, pero en su mayoría coincidieron en que no están preparadas para detectar el problema y, mucho menos, prevenirlo.

El año pasado, unas 70 personas concurrieron al Concejo Deliberante para solicitar ayuda para regular los horarios en las salas de juego y evitar así la desintegración familiar y pérdidas de dinero.

El concejal Raúl Rossi -del Partido Intransigente- es autor del proyecto Fondo Municipal de Prevención de Adicciones, impulsado para controlar el horario de  los Casinos y crear un Centro Municipal de tratamiento de adicciones. Indicó que la iniciativa surgió de la demanda poblacional, pero no prosperó por falta de apoyo de sus pares.

"Este Concejo Deliberante sancionó muchas ordenanzas y muy buenas, pero está pendiente darle a la gente una solución frente al grave flagelo de la ludopatía," sostuvo el edil. Y añadió que en diciembre del año pasado se creó una
ordenanza para controlar los horarios de todos los comercios, incluyendo los Casinos, destinado particularmente a los días 25 de diciembre y 1 de enero. Sin embargo, dijo que las casas de juego no cumplieron la norma. "La ordenanza pasó de ser muy buena a un desastre por falta de control," sentenció Rossi.

Del otro lado están aquellos que defienden la fuente laboral que ofrecen los Casinos. Éstos aseguran que proponen alternativas de trabajo y desarrollo en la ciudad, y que el cierre de sus puertas en alguna de las franjas horarias afectaría de forma directa a un importante número de empleados.

Según informes de la Asociación Empleados de Comercio, unas 200 personas trabajan bajo este rubro en los casinos, sin contar el personal de servicio gastronómico y  hotelero. La cifra correspondería al 25%  del total de empleados de comercio registrados en la ciudad.

La gran apuesta

Tanto los especialistas de salud mental y la Justicia coinciden en que el problema de la ludopatía en Zapala no tiene que ver básicamente con la presencia de los Casinos o la falta de espacios de esparcimiento y diversión. Explican que la conducta del juego es independiente de ello, pero sí destacaron que las salas de juego constituyen un sensor de carencias en los derechos básicos de una sociedad.

Juan Tassone, psicólogo del Hospital Regional Zapala, indicó que las necesidades básicas no cubiertas desencadenan en patologías. "La mayor cantidad de problemas de esta población tiene que ver con las carencias en salud, educación y trabajo. Hoy la secretaría social se reduce a una boca de expendio y las patologías son una expresión de cosas que nos faltan", dijo. Y agregó: "En Zapala tenemos muchísimo alcoholismo, mucho consumo de sustancias y mucho juego, todas son conductas destructivas. La contrapartida sería tener un buen trabajo y educación. Debemos recuperar el espíritu de los pioneros que tenían muy claro la meta de poner a Zapala en un lugar de jerarquía. Tener cubiertas las necesidades básicas de la persona como faz preventiva es propender a generar salud", dijo el especialista zapalino.

Grupos de ayuda

El Hospital de Zapala siempre trabajó activamente en ofrecer espacios para este tipo de problemas, y actualmente, un grupo de profesionales obtiene muy buenos resultados en adicciones como el alcohol y las drogas en el Aula del nosocomio. Sin embargo, para los adictos al juego no existe en la actualidad un grupo de contención público, ni privado.

El sector psicosocial del Hospital cuenta con tres psicólogos y dos asistentes sociales, mientras que el área programa tiene otros dos psicólogos, pero no cuenta con la complejidad de psiquiatría. Actualmente existen registrados en el Colegio Médico de esta ciudad seis especialistas en psicología y ninguno en psiquiatra.

Si bien el juego siempre existió en todo el mundo, en Zapala la problemática quedó al descubierto.


 

 

Fuente: www.lmneuquen.com.ar

*Zapala es una ciudad turística, comercial, minera, administrativa y de servicios, ubicada en el centro de la provincia del Neuquén, Argentina, a 182km de Neuquén capital.

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner