Procesaron A Tres Estafadores Del Casino Carrasco

Un vestido de mangas holgadas, una formación en cruz y gestos secretos fueron las estrategias empleadas por un grupo de estafadores que realizaron su maniobra en la ruleta del Casino Carrasco de Montevideo. Tres argentinos y un paraguayo realizaron la estafa utilizando estratagemas para engañar a los crupieres de la mesa. La Justicia procesó con prisión a tres de ellos, quedando prófugo uno de los argentinos.

En la noche del 26 de junio, el grupo formado por M.R., argentina de 34 años, R.L., argentino de 43, E.L., un paraguayo de 50 y E.N.M, otro argentino que sigue prófugo, llegaron al casino. La mujer llevaba "un atuendo con mangas holgadas que cubrían sus brazos hacia la cintura", según relata el auto de procesamiento. Se colocó a la izquierda del crupier y frente a ella se ubicó R.L, con E.L. inmediatamente después de él. E.N.M. estaba al lado de la rueda de la ruleta, completando una formación estratégica y ocupando cuatro colores de apuestas.

Este último era el encargado de "emitir una señal con su mano derecha al cuello y mejilla una vez que la bolilla cayera en los números 30, 33 o 36, los laterales de la tercera docena que estaban frente a la posición de E.L.", el ciudadano paraguayo. Las señales eran las siguientes: si era el 30, se llevaba los dedos índices y mayor en la mejilla derecha; si era el 33 ponía toda su mano en la cara y si caía en el 36 ponía su puño cerrado hacia el mentón.

Estos indicios los realizaba "en el instante en que la bolilla se detenía en alguno de aquellos números pero la rueda continuaba girando", cuando la mujer aprovechaba para
hacer una apuesta tardía en el número cero, que debido a las mangas holgadas de su atuendo, distraía al crupier. En ese momento, con la bola ya en el número 30, E.L. hacía una apuesta fuerte en ese número, habiendo detectado la señal de su compañero.

El otro integrante, R.L. apostaba a los cuadros de su sector y "disimuladamente aprovisionaba con fichas de su color a E.L. para que tuviera suficiente cantidad a la hora de efectivizar la maniobra", relata el auto de procesamiento. La ganancia que habían obtenido era de 1800 dólares.

Luego que un cliente se percatara de la maniobra, se detuvo a la mujer (M.R.), cuando los otros ya se habían ido del lugar. La Policía detuvo a E.L. y R.L. pero E.N.M "se retiró en el automóvil de R.L. con el dinero obtenido de manera ilícita, cuando habían acordado repartir proporcionalmente la ganancia". Los imputados confesaron sus actos y reconocieron que la organización había sido consolidada hace más de dos meses, habiendo realizado la maniobra en otras oportunidades en Argentina.

R.L., E.L. y M.R. fueron procesados con prisión por el delito de Asociación para Delinquir en concurrencia fuera de reiteración con un delito de Estafa. Para el argentino E.N.M. se liberó una orden de captura internacional.


 

 

Fuente:www.180.com.uy

 

 


 
Banner
Banner
Banner