Crisis Del Sector En Puerto Rico Deja Centenares De Desocupados

La crisis que sufre el sector de los casinos y la hotelería de Puerto Rico preocupa a la presidenta de la Asociación de Hoteles y Turismo (Prhta), Clarisa Jiménez, quien indicó que en los últimos años se perdieron cientos de puestos de trabajo debido al cierre de casinos. La pasada semana esta fasceta mostró su último capítulo con el cierre del casino del hotel Sheraton del Viejo San Juan.

"Los casinos son una parte importante en la actividad turística de Puerto Rico", afirmó Jiménez a la agencia EFE, para quien la principal consecuencia es, obviamente, la pérdida de puestos de trabajo, a lo que hay que unir la también menor recaudación de impuestos, que van directamente a las arcas de la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR).

La proliferación de máquinas tragamonedas y la crisis amenazan al sector del juego, donde en los últimos años cerraron cerca de una decena de los más importantes casinos dejando centenares de desempleados.

El último cierre no tomó desprevenido al sector, ya que a finales de julio había cerrado el casino del Hotel Condado Plaza de San Juan, lo que supuso el despido de sus cerca de 150 empleados.

El presidente de la Asociación de Empleados de Casino, Víctor Villalba, dijo entonces que existía peligro de deterioro del sector de los casinos y el hotelero en general a causa de las tragamonedas ubicadas fuera de estos establecimientos de juego.

Villalba apuntó a la falta de acción por parte del Gobierno para hacer cumplir la ley 77, que establece que la CTPR puede retirar las miles de tragamonedas ilegales repartidas por la geografía de toda la isla caribeña.

El sector hotelero teme que la situación se deteriore todavía más, si prospera la iniciativa del Gobierno de implementar una moderna red de máquinas tragamonedas, que estaría controlado por las autoridades y que sustituiría a las instaladas de forma ilegal.

El Gobierno busca así fiscalizar un sector con ganancias millonarias que actualmente queda fuera del control
gubernamental, en un momento de graves problemas de liquidez.

Jiménez recordó que en los últimos años cerraron siete hoteles, en un momento de grave crisis económica en Puerto Rico en el que no hay ofertas de puestos de trabajo para ese colectivo.

"Los empleados de los casinos han tenido que buscar trabajo en otros sectores o bien salir al extranjero", dijo Jiménez, tras aclarar que para algunos de los trabajadores de mayor edad la situación fue especialmente dura al no tener prácticamente margen para reciclarse.

"Durante muchos años el casino ha formado parte de la vida integral de los hoteles en Puerto Rico", dijo Jiménez, tras recalcar que se trata de un problema que venía de lejos y al que las autoridades locales no supieron dar respuesta.

Dijo que la proliferación de las tragamonedas ilegales pone en riesgo los miles de empleos que genera la actividad turística en el territorio.

Los casinos contribuyeron con cerca de 150 millones de dólares anuales a las cuentas públicas, por lo que la Prhta advierte que poner en riesgo la estabilidad de los casinos, puede generar un efecto en cadena sobre todo el sector turístico de la isla.

Según datos del Gobierno existen de cerca de 120.000 tragamonedas en la isla, de las que sólo cerca de 10.000 cuentan con los permisos de operación correspondientes.

En cuanto al futuro de la actividad turística, Jiménez sostuvo que el sector es positivo sobre la evolución en los próximos meses en la llegada de turistas y que se espera una buena temporada.


 

 

Fuente:www.metro.pr

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner