Negocian El Traspaso Del Juego A La Ciudad

El jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y el presidente Mauricio Macri, comenzaron a negociar el traspaso del juego bajo la órbita de la Ciudad de Buenos Aires con el empresario del sector Cristóbal López, uno de los mayores referentes de esta industria.

La semana pasada, luego de la firma del convenio de traspaso de la Policía Federal -se votará el lunes en la Legislatura-, el propio Larreta confirmó que están analizando el traspaso del juego a la Ciudad, junto con la transferencia del puerto y la Justicia penal.

Cristóbal López tiene el control de más de 4.000 tragamonedas en el edificio del Hipódromo de Palermo y 1.500 en los casinos flotantes de Puerto Madero. En el ambiente estiman que cada máquina deja una ganancia diaria de 200 dólares, lo que representa que las máquinas generan 1,1 millón de dólares por día, es decir, 5.500 millones de pesos anuales al dólar actual, según indica el medio La Política Online.

"La voluntad es que no crezca", señalaron en Casa Rosada. En la negociación con el empresario, Macri y Larreta le exigirían que reduzca la cantidad de tragamonedas en Puerto Madero y en el Hipódromo.

Al mismo tiempo, el presidente Macri y Larreta negocian la habilitación de la competencia. En ese sentido, se habla de aumentar la cantidad de tragamonedas en los cinco bingos porteños, una maniobra que es del interés de Daniel "Tano" Angelici, el presidente de Boca que asegura no estar detrás de ese negocio.

Para todo esto, se necesitaría el aval de la Legislatura porteña, que históricamente no ha tenido problemas en lograr
consensos a la hora de aprobar leyes relativas al juego: en 2013, el PRO y el kirchnerismo se unieron para aprobar el polémico convenio que condonó al empresario una deuda de $ 2.000 millones.

Antes de dejar la presidencia en 2007, el presidente Néstor Kirchner firmó un decreto para cederle a López el control del juego hasta 2032 y asimismo se multiplicó por más de 10, las máquinas instaladas en el Hipódromo de Palermo.

Posteriormente diveros amparos judiciales dejaron sin efecto un fallo de la Corte Suprema, con fecha del 25 de octubre de 2011, que le permitió a la Ciudad cobrar el impuesto a los ingresos brutos a los casinos.

Desde aquel fallo, la oposición porteña, en especial los dirigentes de la Coalición Cívica ahora aliados del Gobierno, le exigían a Macri que le retuviera entre 1.000 y 2.000 millones de pesos por año en concepto de ingresos brutos.

Durante su gestión en la Ciudad, Macri no sólo no le cobró impuestos sino que renovó de manera automática el convenio que Cristóbal López tiene con la Ciudad y la Nación. A mediados del año pasado, en plena campaña electoral, el presidente anunció que no prorrogaría otra vez el convenio firmado en 2003.

En el Gobierno señalaron que como parte del acuerdo por el traspaso, Larreta le exigirá al empresario que pague los impuestos, e impondrán un mayor control de las apuestas.


 

 

Fuente:www.lapoliticaonline.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner