Diputados Frenó Ratificación De Convenio Por Casino Cóndor

Luego de que la empresa operadora del casino Cóndor de Mendoza, KLP Entretenimientos, acordara el pago de la deuda impositiva que mantiene con el estado provincial, impidiendo el cierre del establecimiento por morosidad, ahora el bloque peronista de la Cámara de Diputados frenó la ratificación de ese convenio, y pidió tiempo para estudiar el arreglo suscripto.

El acuerdo, que estuvo en suspenso hasta último momento, consistió en el pago de 36 millones de pesos por las deudas de Ingresos Brutos, y en la firma de un plan de pagos de 36 meses, por otros 70 millones que KLP le debe a la Provincia en conceptos de multas e intereses.

El gobernador Alfredo Cornejo mantiene la decisión de que el convenio por las deudas de esta empresa de juego, sea ratificado por la Legislatura, pero los legisladores del PJ quieren más tiempo para analizar el arreglo y si "es necesario" este paso por esa sede para que el acuerdo quede en pie.

Si bien no hay reparos de fondo en el PJ, algunos diputados peronistas advirtieron esta semana que lo enviado por el Gobierno estaba "flojito de papeles".

"Nos enviaron una resolución del Instituto de Juegos y Casinos cuando tendrían que haber mandado un decreto de Cornejo", afirmaron el jefe del bloque, Javier Cofano; y el diputado José Muñoz.

El bloque radical, por su lado, no dramatizó el rechazo del peronismo, que hizo valer una carta para demorar por lo menos una semana la aprobación del acuerdo con KLP. Para ser tratado sobre tablas apenas ingresó, el proyecto requería una mayoría especial, es decir, dos tercios de la Cámara Baja. Los radicales y sus socios extrapartidarios tienen la mayoría mínima para imponerse al PJ, pero no los dos tercios, así que nos les quedó otra que aceptar.

Sí hizo constar el presidente de la bancada radical, César Biffi, que de esta definición legislativa dependen los 420 empleados que KLP tiene entre personal del casino y el Hotel Intercontinental de Guaymallén.

Según Biffi, la urgencia del tratamiento legislativo está dada en que el primero de los cheques de KLP, que fue depositado judicialmente, se vence el 16 de agosto.

Cornejo quiere que se ratifique el acuerdo en la Legislatura para que, de esa manera, su rigurosidad con los empresarios del juego adquiera una vidriera política elocuente.

Del mismo modo, este paso dejaría a la vista las diferencias con la gestión anterior del peronismo, que toleró las deudas de KLP y permitió que el casino siguiera operando normalmente, sin temer la pérdida de su licencia.

El PJ, por su lado, tiene razones inversas para resistir o al menos demorar la vidriera legislativa que pretende el Gobierno. No sólo porque quedará en evidencia otro de los errores de gestión de Francisco Pérez, sino porque entre los
miembros del bloque peronista se encuentra nada menos que el ex presidente del Instituto de Juegos y Casinos, Carlos Bianchinelli, el político peronista que no corrigió las irregularidades detectadas en el comienzo de la nueva administración.

La historia de los casinos privados es muy reciente en la provincia. Durante más de 80 años funcionó un casino único, provincial, junto al Teatro Independencia, antes de ser trasladado a la actual sede en Godoy Cruz. Sin embargo, en 1991 y con el objeto de favorecer la instalación de hoteles de primera categoría en Mendoza, se autorizó la instalación de salas de juego en los hoteles considerados "cinco estrellas internacional" y con un mínimo de 160 habitaciones; en centros de turismo de alta montaña y departamentos fuera del Gran Mendoza, de acuerdo con la determinación del Ejecutivo. Según se explicó en aquel momento, el objetivo era que la Provincia ingresara en los primeros lugares del turismo internacional. Para ello necesitaba contar con una hotelería acorde con esas necesidades.

La sanción de la norma legal demandó varios meses de deliberaciones e inclusive debió ser ampliada poco tiempo después, a los efectos de evitar que algunas empresas pudieran aprovecharse de cualquier "debilidad" que pudiera presentar la ley.

Uno de los casinos que se instaló en la provincia fue el Cóndor de los Andes, como anexo al hotel Intercontinental, en Guaymallén.

El 12 de julio, por decisión del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, el Cóndor fue clausurado por una deuda millonaria que la firma Rafael Garfunkel mantiene con la Provincia en concepto de impuestos y multas por mora. Fue la culminación de una serie de negociaciones que habían terminado en el fracaso y en promesas de pago. Frente a la posibilidad de que se produjera el cierre de las salas de juego y paralelamente del hotel, ya que gran parte de sus ingresos provienen del casino, el gobernador aceptó continuar el diálogo con la empresa hasta acordar un pago de $36 millones para poder abrir sus puertas, mientras paralelamente habría otorgado a los gerenciadores un plan de pago para cancelar el resto de la deuda.

El Gobernador priorizó el mantenimiento de las fuentes de trabajo pero dejó bien en claro que se trataba de un acuerdo "provisorio" porque si el deudor deja de pagar dos o más cuotas, caducará el permiso para operar, planteando además la ratificación legislativa al acuerdo alcanzado.


 

 

Fuente:www.mdzol.com y www.losandes.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner