La Corte Declaró Admisible Reclamo Presentado Por Boldt

La Corte de Apelaciones de Santiago declaró admisible un reclamo de ilegalidad presentado por el consorcio argentino español Boldt Peralada, que perdió frente a su competidor Marina de Sol la licitación para construir y operar un casino en la comuna chilena de Chillán. El recurso legal había ingresado a ese tribunal el 16 de septiembre, justo antes de las Fiestas Patrias, con el fin de dejar sin efecto el permiso otorgado al grupo chileno, que fue ratificado mediante la publicación en el Diario Oficial el martes último.

La acción de Boldt Peralada -patrocinada por el abogado Ricardo Abdala- se dirige en contra de las resoluciones adoptadas por la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ) y su Consejo Resolutivo, liderado por el subsecretario de Hacienda de Chile, Alejandro Micco, por las que estos organismos entregaron la concesión del casino de Chillán al grupo Marina del Sol, y se lo negaron a Boldt Peralada, en una decisión adoptada el 22 de agosto pasado.

Hace ya dos años que Boldt Peralada viene reclamando en tribunales y otras instancias -sin éxito hasta ahora-, que dicho proceso de concesión en Chillán fue irregular y que se favoreció al operador local de la Octava Región, Marina del Sol.

En el documento de 57 páginas, el reclamo de ilegalidad apunta en lo medular a cuestionar tres infracciones que, a juicio de Boldt Peralada, se verificaron al adjudicarse la concesión.

En la primera de ellas y en una extensa descripción de varias páginas, hacen alusión a uno de los temas que estuvieron en el centro de esta discordia en estos años: los 300 puntos que el Gobierno Regional (Gore) entregó al proyecto de Marina del Sol, y los 0 puntos entregados a la iniciativa de Boldt Peralada.

En ese sentido, cuestionan el proceder del Consejo Resolutivo, en orden a que, según este reclamo, no debió considerar el pronunciamiento del Gore del Biobío para la decisión, pues "como fácilmente se puede acreditar, dicho informe en que se basa la SCJ fue dejado sin efecto por la Corte de Apelaciones de Concepción".

La segunda infracción a la que apuntan tiene relación con que, a juicio de Boldt Peralada, Marina del Sol no integró el
capital al que se había comprometido la sociedad Marina del Sol Chillán, en el plazo comprometido.

Al respecto, el documento detalla que dos sociedades (Inversiones Marina del Sol e Inmobiliaria Marina del Sol) aportaron una parte del capital y el saldo se pagaría por dichas sociedades "a más tardar al 31 de diciembre de 2014 o dentro de los 90 días siguientes a aquel en que Marina del Sol Chillán obtenga el otorgamiento de un permiso de operación". Y añade que en esos mismos estatutos se agregó la frase "lo que ocurra primero". Para Boldt Peralada, esta última frase de esos estatutos es clave y deja en evidencia que la fecha para enterar el monto venció el 31 de diciembre de 2014, "que fue lo que ocurrió primero", recalca el reclamo de ilegalidad en este punto.

Por ende, dice el escrito, "la sociedad postulante posee un capital inferior al mínimo de UTM 10 mil exigido por el legislador para postular a un permiso de operación de un casino de juego". Además, plantea que la resolución que ahora le está otorgando el permiso incurre en la ilegalidad de no considerar lo que los propios estatutos de la sociedad postulante y sus accionistas se fijaron como plazo.

El tercer punto cuestiona la caducidad -a juicio de Boldt Peralada- de la boleta de garantía entregada por Marina del Sol para este proceso en Chillán, otro de los temas que han estado en el debate a lo largo de esta pugna.

En su solicitud, los patrocinantes también pidieron una orden de no innovar, la que en todo caso no fue concedida por la Corte de Apelaciones, argumentando que la ley que regula a los casinos no lo permite. Por ello, este recurso no significa paralizar el proceso en esta instancia.


 

 

Fuente:www.economiaynegocios.cl

 

 


 
Banner
Banner
Banner