Brasil: Un Tercio De La Cámara Baja Se Opone A Legalizar El Juego

Más de un tercio de los 513 legisladores de la Cámara Baja de Brasil firmaron un petitorio destinado a bloquear el proyecto de ley que allanaría la legalización del juego en el país, permitiendo la instalación de casinos, bingos y apuestas online.

La iniciativa que se encuentra en el Senado -y que fue aprobada recientemente por una comisión especial-, generó una fuerte disputa en el seno del gobierno, mientras sectores partidarios a la expansión del juego, iglesias y políticos en busca de ingresos, se enfrentan por un negocio de miles de millones de dólares

Lo que está en juego es una recaudación impositiva anual que, según quienes impulsan el proyecto, podría llegar a los 59.000 millones de reales (U$S 17.300 millones) y contribuir a reducir un déficit presupuestario de cerca del 10% del producto interno bruto. Los intentos de flexibilizar las restricciones a las apuestas, que el presidente de la cámara baja, Rodrigo Maia, dice que apoya, siguen a pasos para abrir la industria petrolera a la inversión extranjera, y a los planes de hacerlo también en la propiedad de tierras y en la aviación. Los legisladores que se oponen advierten sobre el impacto social de las apuestas.

"Me preocupan la adicción que genera el juego y el riesgo de que destruya familias", dijo Roberto de Lucena, un legislador y pastor evangélico de Sao Paulo. "El lucro es privado pero el costo es social".

Los impulsores del proyecto dicen que las apuestas ya están muy extendidas, porque en la mayor parte de las grandes ciudades hay innumerables locales de apuestas clandestinas en la trastienda de panaderías y peluquerías.
Legalizarlas permitiría que Brasil percibiera ingresos de una cantidad estimada de 350.000 turistas que todos los años viajan a países como Uruguay, los Estados Unidos y Argentina para apostar, dijo Magno José, que dirige el Instituto Brasileño de Apuestas Legales, un grupo de lobby del sector. El país también podría beneficiarse de visitantes a centros turísticos como Río de Janeiro o a la capital financiera, Sao Paulo.

"Es un proyecto que beneficiaría a toda la sociedad", dijo en una entrevista Ciro Nogueira, el autor del proyecto de ley del Senado. "En realidad no hay otra opción porque las apuestas ya existen en todo el país. Lo que hacemos es tratar de evitar la corrupción y la delincuencia".

Dada la controversia que generó la iniciativa, el gobierno brasileño no tomó una posición formal, según un funcionario familiarizado con la opinión del presidente Michel Temer

El Gobierno no estudió las propuestas legislativas y no tiene una posición al respecto, dijo Mansueto Almeida, secretario de monitoreo económico del Ministerio de Hacienda. En la actualidad, las únicas excepciones a la prohibición nacional de apostar, son las carreras de caballos y el póker, que se considera basados en habilidades y no juegos de azar, además de las loterías que organiza el Gobierno nacional. El banco de desarrollo estatal analiza loterías privadas y apuestas deportivas online, dijo Almeida.


 

 

Fuente:www.eleconomista.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner