Protesta De Empleados De Salas De Juego En Nuevo León

Un nutrido grupo de trabajadores de los casinos del estado mexicano de Nuevo León manifestaron el miércoles a las afueras del Congreso local, para protestar contra de la propuesta de aumentar en un 10 por ciento el impuesto a las casas de apuestas.

Raúl Valle, coordinador de la zona noreste del Sindicato Nacional de Trabajadores, Operadores de Libros, Establecimientos de Diversiones, Hoteles, Restaurantes y Comunicaciones (Sintoled), indicó que si se impone un gravamen del 10% se perderían decenas de empleos en la región.

Con pancartas y a los gritos, los manifestantes solicitaron a los legisladores dar marcha atrás a la iniciativa que se debate en el Congreso.

"No a los impuestos de +, sí al empleo"; "20 mil familias en riesgo de una triste navidad", exponían en sus carteles.

El representante de Sintoled agregó que están dispuestos a dialogar con los diputados locales, a través de mesas de trabajo para llegar a un consenso entre el sector del juego y el Congreso.

En la protesta también se dirigieron directamente al diputado de Movimiento Ciudadano, Samuel García, para arremeter en contra de él, por ser el principal promotor del incremento al impuesto de los casinos.

De manera paralela, representantes de los empleados de casinos entregaron un documento en la Oficialía de Partes, en donde expusieron que es injusto intentar aumentar el impuesto y poner en riesgo sus trabajos.

En el documento exigieron a los diputados que se realice una mesa de trabajo antes de que aprueben cualquier impuesto para el sector.

Por su parte, el titular de la Asociación de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta en México (AIEJA), Miguel Angel Ochoa Sanchez, dijo que de aprobarse un impuesto a los casinos, se perderían de esa industria al menos diez mil empleos en la región.

"Y justo en un momento muy complicado para nuestro país, porque el futuro Presidente de Estados Unidos (Donald Trump) ha dicho que va a enviar a los migrantes ilegales de regreso a México y una buena parte se van a ir a Nuevo León", expresó.

"Hoy lo que tenemos que resolver es conservar el empleo, no destruirlo, el impuesto no le va a generar el dinero que está calculando el gobierno y no solo eso, le va a generar desempleo, le va a generar delincuencia, le va a agravar la crisis", agregó.

Según explicó la experiencia más reciente de una situación como la que se está vislumbrando en Nuevo León se vivió en Yucatán, donde se aprobó un nuevo impuesto y de las 9 salas que había sólo se mantienen en función 4; lo cual derivó en la apertura de mini casinos ilegales.

"Yo creo que más que pensar qué vamos a hacer si se aprueba el impuesto, el tema es cómo logramos evitar que esto pase, finalmente lo que queremos es salvar el empleo a esas miles de familias".

"Y llamar al Congreso a la reflexión, al diálogo, el análisis, y buscar juntamente alternativas; ya si el impuesto se aprueba veremos qué mecanismos nos permite la ley", apuntó.


 

 

Fuente:www.milenio.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner