El senador externó su preocupación por la falta de datos estadísticos sobre el número de casinos que operan en el país.

“Es preocupante que hasta el momento no se cuente con un marco jurídico que permita regular esta actividad de interés económico y social, y no se tenga la certeza de cuántos establecimientos operan, así como de los permisos otorgados para instalar casinos”, dijo.

Martínez señaló que de acuerdo a la información que se conoce hasta el momento, en las principales ciudades del país, hay al menos 100.000 tragamonedas instaladas en 434 establecimientos de los 798 autorizados por la Dirección General Adjunta de Juegos y Sorteos de Gobernación.

Esos datos indican que en México podrían abrirse al menos 364 casinos más, ya que de acuerdo a Segob cuentan con autorización, ello sin contar con los negocios de ese tipo que operan de manera irregular, con amparos o “clandestinamente”.

El senador consideró que la normatividad en la materia es insuficiente, los casinos operan en medio de “un paraíso jurídico” que ha permitido la proliferación de esa actividad.

Lamentó que las autoridades federales a las que el tema debería ocupar les tenga “sin cuidado”, ello, en referencia a las secretarías de Gobernación, Hacienda, Seguridad Pública, Salud, Educación, así como a los poderes Legislativo y Judicial.

Tras referir en particular a la empresa española Codere, que cuenta con permisos para operar casinos en México, el legislador insistió en que los vacíos legales en la materia propiciaron que los inversionistas nacionales y extranjeros apelen al amparo para mantener en marcha esos negocios.