El Óvalo de Sotelo, que fue inaugurado el 6 de marzo de 1943 por el Presidente Manuel Ávila Camacho, se vistió de gala con la presencia de invitados especiales, como representantes de los medios de comunicación y los grupos Heidy y la Nueva Sonora que dieron ritmo a la celebración.
“Ojalá sean otros 70 años viéndolos aquí. Felicidades a ustedes, los fanáticos que nunca nos dejan y al Hipódromo por consolidarse como un lugar de tradición”, dijo Sergio Alamán, director del lugar, quien agradeció la fidelidad de los aficionados.
En el Hipódromo, en el que ayer se disputaron diez carreras, se alojan1.400 caballos, los cuales son atendidos por personal especializado; además, otros 700 corceles entrenan diario en la pista de madrugada para estar en forma para las carreras.

Previo a la realización del Handicap Gay Dalton, competencia estelar de la jornada, se llevó a cabo una carrera de costales además de repartirse más de tres mil rebanadas de torta.

El ganador del recorrido estelar, que sirvió como preparación para el Handicap de las Américas fue “Piropo”, montado por Moisés . Otros caballos que se llevaron el triunfo la tarde de ayer fueron Jónico, Famous Cil, Gigi y Uno entre mil.
El Hipódromo se mantiene a la vanguardia en cuanto a tecnología se refiere. Actualmente cuenta con un sistema avanzado de foto finish en las carreras a nariz, tele timer y un tablero digital de 20 metros de largo por cinco de alto.

Para el aniversario 75, se prevé preparar un libro conmemorativo que hará reseña desde 1943.