Inauguran Gran Resort Del Caribe

Este viernes quedará finalmente inaugurado, al menos parcialmente, el megaresort Baha Mar en las Bahamas, ubicado en una paradisíaca playa de la capital de esas islas, Nassau, tras 10 años de construcción y una inversión de 4.200 millones de dólares.

El complejo posee tres hoteles (Grand Hyatt, SLS Hotels y Rosewood Hotels & Resorts) y un casino, entre otros lugares de esparcimientos, como un campo de golf.

El casino de más de 9.000 metros cuadrados es el más grande del Caribe, y domina el océano, según dijo el presidente de Baha Mar, Graeme Davis. Los hoteles tienen un total de 2.300 habitaciones con tarifas que van desde los 300 dólares hasta las más exclusivas que llegan a U$S 700 por día. El SLS de 300 habitaciones será inaugurado a finales de este año, mientras que el más exclusivo de los tres, Rosewood, lo hará en la próxima primavera.

El establecimiento posee 42 restaurantes y salones varios; 30 negocios minoristas de lujo como Rolex y Bulgari; un campo de golf de 18 hoyos y un club de golf; 11 piscinas rodeadas por más de 250 palmeras; un balneario y spa con 24 salas de tratamiento donde el mármol blanco desempeña un papel prominente. El casino, el campo de golf, siete de las piscinas, una parte del spa y un grupo de negocios y restaurantes estarán abiertos desde el 21 de abril, mientras que el resto de los servicios están programados para ser abiertos durante el próximo año.

El inicio de las obras fueron anunciadas a finales de 2005 por el desarrollador con sede en Nassau, BMD Holdings Ltd., pero no comenzaron hasta principios de 2011, financiadas con un préstamo de U$S 2.450 millones del Export-Import Bank of China, junto con una inversión de 850 millones de dólares de Baha Mar y una inversión de 150 millones de dólares del contratista China Construction America.

En mayo de 2015 se programó una apertura, pero nunca ocurrió. Con más del 90 por ciento del proyecto completado, Baha Mar declaró bancarrota, aduciendo que China Construction America había retrasado repetidamente la empresa por falta de plazos de construcción. La empresa constructora emitió sus propias acusaciones de mala gestión, y se produjo una dura pelea.

Su reactivación ocurrió en noviembre pasado, cuando el conglomerado de Hong Kong, Chow Tai Fook Enterprises, firmó un acuerdo para comprar el complejo al Banco de Exportación e Importación de China por una suma no revelada. Chow Tai Fook está involucrado en varios negocios, incluyendo joyerías en Asia y casinos en Macao, y ya estaba familiarizado con Baha Mar porque es dueño de Rosewood Hotels & Resorts, una marca que fue establecida para ser una de las operadoras hoteleras del proyecto.

Alrededor de 2.000 empleados, la mayoría de ellos bahameños que habían sido cortejados a la localidad con promesas de futuros brillantes, estaban sin trabajo. Baha Mar estaba paralizado.

Baha Mar es uno de los complejos más grandes por abrirse
en América del Norte, según Zachary Sears, economista senior de Tourism Economics, que forma parte de la firma de investigación Oxford Economics.

El complejo ocupa a 1.500 empleados -muchos de los cuales habían sido despedidos durante la quiebra- pero cuando todos los hoteles estárán abiertos, el plan es tener 5.500 trabajadores- Según las estimaciones de un informe del 2013 de Oxford Economics, Baha Mar podría contribuir con alrededor del 12& al producto interno bruto de las Bahamas, una vez que el resort esté completo y en funcionamiento.

El lujo y los standards de calidad más altos son una constante del megacomplejo.

Los golfistas por ejemplo, pueden optar por alquilar uno de los más de 100 conjuntos de palos de primera línea, incluyendo los artesanales Itobori de Japón, que se venden al por menor por 8.000 dólares.

Los restaurantes incluyen un pub inglés con 24 tipos de cervezas de barril; el opulento y de color rojo Shuang Ba, donde los mejores chefs de China visitarán y cocinarán; una cabaña junto a la playa; y Katsuya, una cadena de sushi de lujo que comenzó en el área de Los Angeles.

Una gran atracción será el espectáculo nocturno de seis minutos en las fuentes y lagos donde el agua, iluminada con rayos láser multicolores, se dispara a metros en el aire, mientras un video con bailarines de Bahamas realizando música de alta energía tribal, se proyecta contra las paredes en una cascada de agua.

Graeme Davis, presidente de Baha Mar dijo que gran parte del atractivo del lugar debía provenir de su énfasis en la cultura bahamense y el ambiente local. "Sí, estamos sobre el sol y la arena, pero queremos dar a la gente una experiencia más rica de lo que se obtiene en las típicas vacaciones en la playa", dijo.

Las actividades de los niños, por ejemplo, incluyen visitas al aviario para aprender sobre colibríes y mariposas indígenas y clases sobre artesanías de las Bahamas, tales como la cestería.

El arte bahameño es otro focode atracción, donde el establecimiento exhibirá 8.500 piezas -pinturas, esculturas, cerámicas y fotografías- de artistas contemporáneos establecidos y de emergentes de las islas.

Las aberturas tardías de los hoteles son comunes, pero la trayectoria de Baha Mar es inusualmente larga, dijo Reneta McCarthy, profesora de la Escuela de Administración Hotelera de la Universidad de Cornell, que conoce el complejo y su historia. "Ha habido un montón de rumores acerca de este proyecto y el drama que lo rodea durante años", dijo. "Es una empresa ambiciosa, y todos los ojos estarán en ella para ver cómo se lleva adelante".


 

 

Fuente:www.nytimes.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner