"No Hay Marco Legal" Para Reabrir Los Casinos

La titular del Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza (IPJyC), Josefina Canale, aclaró hoy en relación al amparo presentado por la Unión Personal de Juegos y Casinos (UPJCN) para que no se cierren los casinos de Tupungato y Tunuyán, "el juez no me ordena abrir, por lo que no desobedezco una orden judicial".

"Una semana después del cierre la Cámara -expresó la funcionaria en declaraciones radiales-, hizo lugar al amparo en donde prohíbe realizar actos que lleven al cierre, pero ya estaban cerrados, porque además se extinguió el contrato con las empresas, por lo que no tengo marco legal para poder abrirlos".

"Tengo que aclarar que el juez no me ordena abrir por lo que no desobedezco una orden judicial. El 21 de abril, el sindicato hizo una presentación ante la justicia en donde pidió un amparo para que no cerraran los casino de Tupungato y Tunuyán, pero el 24 estaban cerrando y se desmantelaron", señaló Canale.

Con respecto a los empleados de esas casas de juego, Canale informó que "cobrarán seis meses sus sueldos sin trabajar y luego se los reubicará o se les pagara indemnización".

Como se recordará la 5° Cámara Laboral acogió el recurso del sindicato UPJCN que dirige Martín Caín y ordenó "no innovar", que el gremio interpreta como un regreso a la situación existente el 21 de abril pasado (fecha de la presentación del amparo sindical). Esto significa que ambos anexos del Valle de Uco deberían volver a funcionar.

Canale considera que la decisión judicial congela la situación al 24 de abril, el momento en el que expiró el plazo de concesión de los anexos a las empresas privadas que los explotaban. Es decir que el "no innovar" no significaría una
orden judicial para retomar el funcionamiento, sino un congelamiento del proceso de desmantelamiento y de reubicación o despido de empleados.

"Se está desobedeciendo una orden judicial", advirtió Caín, para quien el IPJyC debería ordenar la reapertura "hasta que se resuelva la cuestión de fondo" (el cierre o la continuidad del funcionamiento). El gremio ya analiza la presentación de una denuncia de "desacato" contra las autoridades.

"Reabrir significaría innovar y estamos frente a una orden de no innovar", remarcan en el IPJyC. Fuentes del organismo estatal indicaron que "no existe una orden judicial de reapertura y si algún día la hubiera debería aclarar en qué plazos y bajo qué marco de funcionamiento se deberían reabrir, porque a los concesionarios ya se les terminó el plazo de concesión".

El anexo de Tunuyán estaba a cargo de la empresa Ivisa, de Claudio Ronsoni, quien no retiró sus tragamonedas del lugar. La sala de Tupungato era operada por Betec (del presidente de Boca, Daniel Angelici) y trasladó todo su mobiliario luego del cierre.

El tema genera suspicacias cruzadas, ya que en el Instituto sospechan que el gremio se mueve al ritmo de los intereses de Ivisa. Mientras que desde el sindicato, se acusa al Instituto de cerrar el juego público en el Valle de Uco para favorecer a la empresa Fuentemayor, que explota un casino privado en Vista Flores.


 

 

Fuente:jornadaonline.com y www.losandes.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner