Denuncian Desvío De Fondos Del Juego

El Estado bonaerense no tiene control de unos 300 millones de pesos al año que debieran ir al bienestar social y que los municipios manejan discrecionalmente, según reveló anoche el programa Periodismo Para Todos (PPT). El informe se centró en cuatro municipios del gran Buenos Aires como Berazategui, Avellaneda, Morón y Ezeiza.

En el caso de Berazategui, gobernada por el kirchnerista Juan Patricio Mussi, los fondos sin control se suponía que estaban destinados al hospital provincial Evita Pueblo, cuya cooperadora es encabezada por el concejal Néstor Hurtado, cercano al intendente. El informe mostró el mal estado del hospital pese a los fondos que se suponía debía recibir del juego y la inexistencia de la cooperativa.

El informe mostró la falta de control que hubo sobre estos fondos en los últimos 21 años, desde la sanción de la ley 13.063, de 2003. Esta ley establece que el 1% de la recaudación de las máquinas tragamonedas instaladas en los 46 bingos habilitados en 32 municipios de la provincia debe ir a parar a entidades de bien público. Se trata de la ausencia de transparencia sobre más de tres mil millones de pesos en las dos últimas décadas.

Por ejemplo, en el caso de Morón, gobernada hasta fines de 2015 por el kirchnerismo, a través de Martín Sabbatella y Lucas Ghi, los bomberos voluntarios, uno de los destinatarios de los fondos del juego, cuentan con una flota de 30 vehículos, la mayoría de ellos comprados en los Estados Unidos.

De acuerdo con el informe difundido anoche por PPT, una de las camionetas es una 4x4 del tipo "Fire One", otras dos
importadas en los últimos años están equipadas para apagar incendios forestales, es decir para combatir el fuego en movimiento y no estático como lo es en una zona urbanizada como la de Morón. Además, los bomberos de Morón cuentan con seis embarcaciones con motores fuera de borda en un municipio sin ríos ni lagunas y otra súpercamioneta equipada con el comando para un drone.

Otro caso parecido al de Berazategui se da en Avellaneda, gobernada por otro intendente kirchnerista, Jorge Ferraresi. Allí, los fondos del juego se suponía que debían ir a parar al hospital Eduardo Wilde, pero este establecimiento tiene los turnos y los servicios médicos suspendidos, palomas entre los pacientes en las salas de espera y ascensores que no funcionan.

De acuerdo con el informe, el municipio encabezado por Ferraresi, uno de los incondicionales de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, se quedó el año pasado con la mitad de los tres millones de pesos que le correspondían al hospital Eduardo Wilde por el juego.

En Ezeiza, el informe reveló que el dinero del juego en ese partido fueron supuestamente destinados a clubes de fútbol, como Deportivo Tristán Suárez, relacionado con el intendente Alejandro Granados y presidido por su hijo Gastón.


 

 

Fuente:www.clarin.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner