Marina Del Sol Deberá Dar Precisiones Sobre Casino De Chillán

La empresa chilena operadora de juego Marina del Sol deberá contestar las observaciones planteadas por el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), tras la presentación de su Declaración de Impacto Ambiental por el futuro casino que pretende abrir en la ciudad de Chillán, en septiembre del año entrante.

Si bien la firma tiene que contestar una serie de requerimientos de entidades públicas, por otra parte durante la tramitación del proyecto que estará emplazado en las inmediaciones del acceso norte de Chillán, obtuvo el visto bueno de la mayoría de los organismos estatales.

Entre las entidades que ya aprobaron el proyecto y no realizaron observaciones, se encuentra la Municipalidad de Chillán, Sernatur, Vivienda, Agricultura, la DGA, mientras que no participaron la Conadi y Conaf.

En el caso de las observaciones presentadas en el referido informe según antecedentes del SEIA, las respuestas al Informe Consolidado "deberá expresarse a través de un documento denominado Adenda a la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto "Complejo Casino Hotelero Marina del Sol-Chillán", la que deberá entregarse hasta el 20 de octubre de 2017".

Entre las observaciones surge la necesidad que se especifique la profundidad de las fundaciones.

Se suma a ello que Marina del Sol no aclara en el documento la fecha de inicio de las obras, las que según el
plan empresarial comenzarían "durante 2017", por lo que se pide mayor precisión.

Asimismo, se le pide clarificar el origen del volumen total de áridos a usar (equivalente a 7.831 m³), para lo cual "deberá exigir a la empresa proveedora el permiso otorgado por la municipalidad respectiva y el informe favorable de la Dirección de Obras Hidráulicas del Ministerio de Obras Públicas".

Como el casino tendrá asociado una laguna, también se le solicita que las aguas provengan de canales de regadío de su propiedad. Para acreditar ello, tiene que entregar antecedentes técnicos sobre el origen de aquellas.

La firma también está obligada a presentar planes de acción para control de polvo en suspensión y de impacto acústico.

Este proyecto representa una inversión total de 55 millones de dólares y es percibido por la comunidad local no solo como una alternativa de entretención, sino como una fuente de ingresos para el municipio, a través del pago del impuesto específico, y como una inversión que contribuirá a mejorar el estancamiento económico local.


 

 

Fuente:www.ladiscusion.cl

 

 


 
Banner
Banner
Banner