Los cargos serían de U$S 3.000 por concepto de derechos para operar las máquinas de videos y juego electrónico, con material de violencia de índole sexual, de entretenimiento para adultos. El mismo impuesto a cada pantalla de máquinas de juegos electrónicos manipulado con monedas o fichas.

Asimismo, se impone el pago de U$S 300 para juke-box, mesas de billar y maquinas o artefactos de pasatiempo manipulados con monedas o fichas de tipo mecánico, electrónico, o de video, exclusivamente para uso de menores de edad.

La Exposición de Motivos establece que en las medidas que se toman se esperan recaudar alrededor de U$S 69.000.000; importe que se establece tomando como base los U$S 3.000 por concepto de etiquetado, multiplicados por un promedio de 23.000 por máquinas electrónicas que hay en la Isla.

El proyecto resalta que por los pasados años, el Departamento de Hacienda detectó un fenómeno altamente interesante en cuanto a la expedición de licencias y, por ende, el pago de derechos conforme a la Ley 1-2011, según enmendada conocida como “Código de Rentas Internas para un Nuevo Puerto Rico”.

Esto significa, según la medida, que cada vez son más los contribuyentes que solicitan licencia para operar juegos electrónicos, y no aquellos que solicitan licencia para operar máquinas de entretenimiento para adultos.

De esta manera, se indicó, se impide que los operadores de máquinas de juegos electrónicos emigren a otros espacios del Código de Rentas Internas para conseguir un tratamiento contributivo más favorable.

A su vez, el proyecto propone que estas máquinas no operen bajo la expedición de una licencia, sino a través de una etiqueta señalizadora diseñada por el Departamento de Hacienda, a los fines de que se pueda canalizar la efectiva fiscalización de estos equipos.