Veinte Años Por Secuestrar A La Nieta De Dueño De Casinos

El caso paralizó a Corrientes: la nieta de un poderoso empresario de esa ciudad había sido secuestrada del jardín maternal al que asistía y pedían un rescate millonario. Fueron seis horas de angustia, hasta que la nena fue liberada ilesa. Ayer, un año y cuatro meses después, los secuestradores fueron condenados a 20 años de prisión.

Así lo resolvió el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Corrientes, tras hallar a Fabricio Solari (34) y a Liz Martínez (23) responsables del "secuestro extorsivo agravado por la condición de la víctima".

Al escuchar el fallo, Antonella del Balzo, la mamá de la nena secuestrada se mostró satisfecha por la pena otorgada a los acusados. "Se hizo Justicia. Yo como mamá nunca más voy a estar tranquila, porque me sacaron a mi hija. Pero hoy me voy a casa y abrazaré fuerte a Juanita", afirmó.

Tanto la familia de la nena como sus abogados elogiaron la condena de 20 años de prisión, pero los abogados Guillermo Rojas Biselatto y Yamandú Barrios --defensores de los acusados-- la calificaron de "exagerada"

"Creemos que la sentencia no se corresponde con la causa y entendemos que es una exageración el monto de la pena acordado", afirmó Rojas Buselattto, quien dijo que esperará a conocer los fundamentos el 5 de noviembre para apelar.

El abogado de Solari había solicitado una pena mínima para su cliente ya que tras el secuestro y la repercusión del caso, el joven decidió liberar a la niña sin cobrar el dinero del rescate y lo hizo en una zona segura, el patio interno de unos monoblocks donde las puertas de las casas estaban abiertas.

En tanto que el abogado de Martínez aseguró que la joven había sido "engañada" por Solari, quien la había contratado como niñera y no sabía que formaba parte de un plan delictivo.

Seis horas de desesperación

Todo comenzó el 4 de junio de 2014, en el jardín maternal privado "Luna Gorda" de Corrientes. Cerca de las 11, una mujer pasó a retirar a Juana -por entonces de 2 años- porque tenía que llevarla a un control médico.

La mujer pudo llevársela gracias a un engaño. Un rato antes, un hombre había llamado por teléfono a las autoridades del jardín y se había hecho pasar por el papá de la chiquita. Les dijo que una empleada suya pasaría a buscar a la nena para llevarla a un control. Y en el jardín lo creyeron.

Un rato después, Antonella (la madre de Juanita) recibió un llamado telefónico en el que le exigieron seis millones de pesos por la liberación de la nena.

El secuestro conmocionó a los correntinos. La nena es nieta de Jorge Goitía, un empresario conocido como el zar del juego en esa provincia, quien además tiene una estrecha relación con el gobernador Ricardo Colombi.

La Policía realizó operativos cerrojo en las zonas fronterizas de Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones. Y difundió un identikit de la mujer que retiró a Juanita del jardín. Al mismo tiempo, familiares y amigos de los Goitía hicieron circular por las redes sociales la foto de la chiquita buscada.

Seis horas después, a las 17, una mujer que caminaba por el barrio San Gerónimo, a unos 5 kilómetros del centro de Corrientes, encontró a la nena. Le llamó la atención que estuviera sola y fue a preguntar al colegio de enfrente si sus papás estaban ahí.

Fue entonces cuando unas chicas la reconocieron por su foto publicada en Facebook y la llevaron a la comisaría, donde se reencontró con su familia. El rescate nunca se pagó.


 

 

Fuente:www.clarin.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner