“Hoy se rompió con esa lógica, esperemos que este sea un mecanismo permanente. Que el cierre del Bingo de Temperley, que seguramente tiene como derivación lo que iba a ser el traslado al bingo del Puente La Noria y que con esto (el anuncio), entiendo que se haya caído definitivamente”, enfatizó Martello en diálogo con el portal Infocielo.

Vidal anunció que la Provincia realizará la "licitación pública del control y administración de 3.900 máquinas de juegos en la provincia en siete casinos”. Así mismo, se decidió también la clausura de los casinos de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea, y el bingo de Temperley, para reducir el acceso al juego.

“Hay que comenzar a discutir si es posible que haya tres salas de juego en un distrito absolutamente pobre como es La Matanza o el caso de Quilmes. Que se empiece a definir un nuevo diseño en materia de los juegos de azar en la Provincia”, apuntó Martello, tras agregar que la agenda tiene que seguir profundizándose.

“Hay que empezar a discutir el canon. Hay que recordar que del 15 por ciento que quedan de utilidades, en el caso de las máquinas tragamonedas, un 66 por ciento se lo lleva la parte privada y un 34 por ciento le queda al Estado”.

En ese sentido apuntó: “Me parece que esta ecuación, por más que a los empresarios no les guste y en muchos casos, cada vez que se les toca algún punto en los impuestos vayan a la justicia, hay que empezar a discutirlo. La misma empresa que está en quiebra en España, en Buenos Aires es superavitaria. Entonces, me parece que ahí tenemos desfasaje respecto a las utilidades que hay que corregir”.