Silvia Susana "N", ideó la forma para vivir de los rescates de las personas que secuestraba, aprovechando sus atributos para seducir a hombres que acudían a las casas de juego de municipios como Lerma, Metepec y Toluca.

La hábil joven estudiaba a su próxima presa para ganarse su confianza y al salir con ellos, sus cómplices aprovechaban cualquier distracción para privarlos de la libertad; la policía logró identificarla mientras operaba.

La mujer se dedicó en los últimos meses a enganchar a los hombres, por ello la Fiscalía General de Justicia del Estado de México tiene bajo investigación cerca de nueve casos en los que habría participado, donde las familias pagaban rescate, sin embargo, asesinaban a sus víctimas.

Aparentemente, este grupo delictivo estuvo involucrado en la muerte del joven empresario de ascendencia libanesa José Antonio Ramos Kuri, a finales de septiembre del 2017.

Entre sus primeras declaraciones, la mujer confesó haber participado en nueve secuestros, aprovechó su juventud y atractivo físico para seducir empresarios y plagiarlos en casinos. También declaró que, pese a que recibían el pago de los rescates, sus cómplices no liberaban a las víctimas e incluso asesinaban a algunos.