Cha Defendió La Industria Del Turf En Uruguay

El director de Casinos del Estado del Uruguay, Javier Cha, defendió la actividad del turf para la economía del país, tras considerar que los hipódromos "son muy importantes, son motores para el país. Sin hipódromo no hay carreras, si no hay carreras no hay industria, no hay producción de caballos de carreras, no se venden caballos; si no van correr para que los vamos a criar".

Así se expresó durante su visita al Jockey Club de Mercedes, en el departamento uruguayo de Soriano, en oportunidad del lanzamiento de la reunión hípica a desarrollarse el próximo 5 de agosto.

Consideró que el hipódromo "es el motor de la industria y el premio hípico, las ilusiones, son el combustible que hacen que el motor funcione, que hace que la industria se dinamice, que haya 1.700 a 1.800 nacimientos en un país pequeño y que haya una industria de caballos de carreras que tiene un PBI de US$ 120 millones anuales, en un país pequeñito, pero sin embargo es el país que tiene más afición en toda Latinoamérica, más propietarios de caballos de carrera según habitantes y más caballos de carrera según habitante en todo Latinoamérica".

Sostuvo que "esa riqueza que tenemos, esa historia profunda, esa tradición, esa Patria que construimos alrededor del caballo, esa hermandad, no tiene servir solamente para pintarla en el escudo o tenerla en algún banderín colgado a la pared o referenciarlo en alguna foto de vez en cuando".

Agregó que todas las autoridades deben entender "como humildemente nosotros en el gobierno nos dimos cuenta, sin pertenecer a ninguna tradición turfisca, no sólo de la importancia cultural o tradicional, si no la importancia económica y social que tiene la producción de caballos de carreras para todo el Uruguay. No es valioso para la gente que va al hipódromo a gritar sus colores, es valioso para la sociedad, para la economía nacional, no solo por el dinero que moviliza, únicamente sostenido por la pasión, por la ilusión, por el gusto, por el amor al caballo, si no por lo generosa que es toda su cadena productiva en brindarle cobijo, entrenamiento, empleo, lugar de realización, enganche, a una cantidad de ciudadanos muy pobres de nuestro país que encuentran en la cadena del turf, sus oportunidades laborales que no podrían encontrarlas en otras cadenas por ser más exigentes en términos educacionales y en el turf hay esa posibilidad de encontrar trabajo, familia, valores, fraternidad y crecer".

Muchas administraciones "han vivido reivindicando al caballo como un valor, como un animal importante, en la historia de lo cultural, pero hemos vivido de espaldas a la
industria de la producción del caballo de carrera. Hemos dejado sola a la gente, sin respaldo institucional en lo que hace a producir caballo, a organizar hipódromos, a generar motores para la industria y desarrollarlos. Los hemos dejado abandonados como si fuera un hobby, una pasión individual, o el berretín de algunos. Hoy vivimos tiempos de reflexión, de darnos cuenta de la dimensión de los fenómenos que estamos atendiendo, de engancharnos ya no sólo en pensar que la producción nacional son las vacas, los novillos, las ovejas, etc. Es reflexionar, por ejemplo, que la producción del caballo de carrera es la que tiene mayor valor agregado en un animal en todo el rodeo uruguayo, cuesta muchísimo producirlo, es muy delicado, tiene una necesidad de atención y vinculación de oficios que no tiene otro animal, hay que cuidar con calidad y atención su proceso de gestación y su crianza, es un gran esfuerzo que sale mucho dinero y que no lo requieren otros animales que se producen a una escala mucho mayor".

Señaló que esto que "estamos reflexionando a partir de distintos estudios, que pudimos conocer, tarde, pero que por lo menos estamos llegando a conocer, son cosas que hemos difundido en los últimos 7 u 8 años, porque no son el hallazgo ni el estudio de una persona aislada, a partir de que diseñamos una política desde el gobierno, nos munimos de estudios técnicos, van dos censos que hacemos de la actividad, y Uruguay XXI hizo el estudio de impacto económico de la cadena productiva del caballo en general y del caballo de carrera en particular y llegamos a todas estas cifras que cuando las llevamos al Parlamento, con todo respeto, nos

decían, 'no sabíamos ésto'".

"Es muy importante saberlo, decirlo, conocer en qué está uno, no encerrarnos en que esto es un hobby, un gusto de algunos, si no la sociedad en su conjunto que ignora los datos precisos de la importancia que tiene esta cadena productiva en la vida social y económica del país. Después tenemos que escuchar una cantidad de pavadas como que estar vinculados a caballos de carrera es estar en la timba, o en escenarios de vicios, cuando los que estamos en ésto sabemos del esfuerzo de la gente que se levanta de madrugada y van a trabajar para poder entrenar su caballo y todos los que viven alrededor del hipódromo y de la producción del caballo de carrera", puntualizó Cha.


 

 

Fuente:www.agesor.com.uy

 

 


 
Banner
Banner
Banner