Se Triplican Los Casos De Ludopatía En Uruguay

25.500 ludópatas y 15.000 personas que padecen por el juego problemático, es la cifra que afecta a los ciudadanos uruguayos que apostadores. La tendencia va en aumento y se ubica de 0,8 a 1,2%, dado que la oferta actual de juego es para una población de 15 millones de personas.

Solo por concepto de tragamonedas de casinos, Uruguay tiene una oferta para una población de nueve millones de habitantes, sumado a las tragamonedas barriales, las carreras de caballos y la cantidad de ingresos promedio a juegos online, se equipara a 15 millones, de acuerdo a un informe del programa radial Fuentes Confiables de la 970AM Universal.

En el transcurso de este año se confirma la estimación de que la cifra de adictos al juego se triplicaría para 2018, según datos estadísticos del programa de Prevención y Tratamiento del Juego Patológico, que funciona en el Hospital de Clínicas.

Si bien las cifras no marcan una epidemia porque el crecimiento es lineal, se detecta una alarma que obliga a tomar medidas de disuasión para que esta enfermedad no llegue a un problema de salud mental. Advierten que hay que seguir avanzando en la promoción de juego responsable que se está viendo más en la televisión, y frenar la oferta de juego así como la publicidad que es un llamador muy importante.

En la ludopatía hay un 10% de incidencia genética, un 30% de políticas públicas o incentivo al juego y el resto es la personalidad de cada uno. Según estudios psiquiátricos realizados en el Hospital de Clínicas, por cada adicto hay al menos cinco personas de su entorno que se ven afectadas. Es una de las patologías que más recae en el entorno familiar, siendo además la adicción con más potencial suicida de todas.

Oscar Coll, médico psiquiatra que está al frente del programa del Clínicas dijo que combinar además el juego con el alcohol potencia la enfermedad y los afectados se estresan,
descontrolan, provocan problemas en los lugares de apuestas, e incluso, un porcentaje de ellos se suicida.

Para el especialista, a diferencia de la drogadicción, que la persona puede sufrir una intoxicación, el juego no suele alarmar a la familia de inmediato. Hay 3 grandes empujes estacionales vinculados a la forma de vida y a la severidad de las condiciones climáticas, uno de ellos cuando empieza el otoño por marzo, abril, donde el programa empieza a recibir llamados, el segundo empuje cuando se cobran los aguinaldos sumado a las bajas temperaturas que las personas se encierran a jugar, y el pico máximo se da desde octubre a diciembre con el aguinaldo y salario vacacional, cuando empiezan los balances del año y se apuesta para mejorar la economía personal.

Actualmente el programa de prevención y tratamiento del juego patológico tiene una capacidad para atender a 70 personas y 140 familiares. A la fecha ya no hay capacidad y los llamados tienen que ser derivados o dejar en lista de espera. Por lo cual ya se solicitó la llegada de más técnicos para que la atención se extienda a 100 pacientes y 200 familiares.

Según el último estudio realizado hace unos años acerca de los resultados del programa de prevención, se concluyó que 65% de los pacientes logran mejorías, 14% reducen su participación en el juego, 15% abandonan y 6% fracasan y persistieron en el hábito.

En este escenario las tragamonedas de los casinos siguen siendo la mayor adicción, según sus estudios con apostadores compulsivos. Seguido por tragamonedas instaladas en los barrios y el juego on line.


 

 

Fuente:970universal.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner