En Chile Funcionan Más De 1.300 Salas De Tragamonedas De Barrio

La investigación que inició la Fiscalía Oriente de Chile en contra del gremio de máquinas de entretenimiento -popularmente conocidas como tragamonedas de barrio-, por un eventual lavado de activos, puso en la mira del Ministerio Público a este rubro, hasta el punto que la semana pasada la Brigada de Delitos Económicos de la PDI allanó 17 inmuebles de personas relacionadas a la Fiden (Asociación Gremial de Operadores, Fabricantes, Importadores de Juegos Electrónicos Recreativos de Premio Programado).

Ayer, el Tribunal de Garantía decidió mantener el secreto de la causa, rechazando la solicitud de la defensa por presunto lavado de activos. El abogado de Fiden, Mario Vargas, indicó que la utilización de la reserva resulta muy conveniente para el Ministerio Público, ya que recaba información sin que exista derecho a desmentir las imputaciones.

Además, señaló que la causa está llena de contradicciones, ya que se trata de empresas y operaciones legítimas, por lo que considera que detrás de esta investigación están los intereses económicos de la Asociación de Casinos, reaccionando ante la idea de legislar en el Congreso para regularizar el mercado.

Vargas además desestimó las acusaciones realizadas por el senador Manuel José Ossandón, quien dijo haber sido contactado por uno de sus dirigentes quien le habría ofrecido financiar su campaña senatorial en 2014; lo que él rechazó.

El abogado señaló que se trata de acusaciones al voleo sin nombres y carentes de contexto y desestimó nexos con el exembajador Nelson Hadad, cuyo jefe de campaña durante su última candidatura a diputado fue su hijo Alberto, miembro del directorio de Fiden.

El interrogante que se presenta desde hace mucho tiempo es si estas máquinas deben considerarse como de azar o destreza. Esta actividad se incrementó masivamente en diversas comunas del país transandino, y la Asociación Chilena de Casinos de Juegos se enfrentó, al considerarlas de azar y, por lo tanto, al margen de la ley. Mientras, en Fiden la lucha es por regular al sector, para lo cual estimaron que la autoridad al hacerlo recaudaría hasta $ 140.000 millones (U$S 207.530.400).

El último estudio oficial a esta área se remonta a 2016 y fue encargado por la Superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ) a la Universidad Católica. Ahí se estudió la presencia de máquinas en las 87 comunas más pobladas de Chile. Según el documento, se detectaron 33.009 tragamonedas ubicados en 1.327 salas de juego. No obstante, este número solo abarca aquellos locales que han obtenido patentes para entretenimientos y no aquellas ubicadas en locales de otra actividad, como almacenes de barrio.

Aquí las cifras aumentan considerablemente, aunque no hay consenso en el número exacto. Por ejemplo, el proyecto de acuerdo elaborado en 2013 por la Cámara de Diputados para regular este sector calculó en 700 mil los tragamonedas, mientras que desde la Fiden estiman que llegan a las 200.000

De acuerdo al escenario que planteó el gremio en marzo pasado al Ministerio de Hacienda, cada máquina obtiene un ingreso mensual de $ 855.000. Mientras, estiman que entre las 33.000 tragamonedas conseguirían $ 338.000 millones anuales.

Según el catastro de la UC, la comuna con el mayor número de máquinas es Estación Central, con 1.615, seguida por Curicó, con 1.458, y Temuco, con 1.306.

Este escenario, advierte Ricardo Ferrada, administrador municipal de Estación Central, se consolidó previo a que la Contraloría General de la República emitiera el dictamen N°92.368, el que establece un procedimiento al que deben sujetarse los municipios a la hora de entregar patentes de este tipo, para así asegurarse que se trata de máquinas de destreza y no de azar. La validez de la decisión fue invalidada por la Corte de Apelaciones y hoy mantiene una disputa entre ambas instituciones, que deberá ser resuelta por la Corte Suprema.

Uno de los puntos esenciales que abordó el órgano contralor es el informe que acredita la naturaleza de la máquina. "Primero hubo informes de la PDI, Carabineros y hasta de universidades, pero después eran ingenieros en computación quienes acreditaban si era azar o destreza", indicó Ferrada, quien aseguró que tras las nuevas reglas no se volvieron a solicitar permisos.

Desde la SCJ señalaron que en la actualidad, para resolver si es un juego de azar, "los municipios deben considerar el catálogo de juegos que elaboramos".

En La Granja, Providencia, Vitacura, La Reina, Villa Alemana y Las Condes, el escenario es diametralmente distinto, dado que en el informe se indicó que no tenían máquinas en sus zonas. El alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, aseguró que en su comuna nunca se ha solicitado este tipo de permisos, por lo tanto, "no se ha dado la ocasión para abordar el problema".

La respuesta de Las Condes se adapta al perfil de los jugadores de estas máquinas. Allí queda demostrado en el informe que elaboró la Contraloría a la Subsecretaría del Interior sobre Explotación de Máquinas de Azar, el cual cita el sondeo de opinión sobre los centros de juego de 2014 de GFK Adimark.

"Un 58% de los encuestados declara tener contacto permanente con máquinas tragamonedas de barrio. A menor nivel socioeconómico hay mayor contacto con ellas", señaló el documento.

Además, indica que las mujeres mayores o dueñas de casa juegan con más frecuencia.


 

 

Fuente:www.biobiochile.cl y www.latercera.com

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner