La Lluvia También Afectó Al Turf

La intensa lluvía que cayó sobre la Ciudad de Buenos Aires el sábado no solo causó anegamientos, retrasos en el transporte aéreo y la suspensión de diversos eventos como la final de la Copa Libertadores, sino que también el Hipódromo de Palermo tuvo que cancelar once de las trece carreras que restaban correrse, incluyendo el final de la Triple Corona.

La disputa del Gran Premio Nacional(G1) se hizo imposible como consecuencia de que el temporal afectó algunos tramos de la recta opuesta de arena de Palermo, que originó la negativa de los jockeys a correr por el estado de la pista.

La primera prueba se debía largar el sábado a las 13, pero recién cerca de las 13.30 se dio la orden de partida, coincidiendo con uno de los momentos en los que más diluviaba sobre el hipódromo. Tras ello, se corrieron otros dos cotejos, uno en la recta y otro con codo. Allí fue donde otra vez surgieron las dudas, con algunos jinetes manifestando su descontento por el estado. "Está cortada por el agua en tres sectores", explicaron algunos referentes, antes de ingresar a una reunión con las autoridades.

Tras ese encuentro, ocho jockeys fueron llevados a las
zonas afectadas para constatar los problemas. "Es imposible, hay tramos en los que el surco que atraviesa la cancha hace que tengas un tramo de contrapiso; no se vio nunca algo así", explicaron. .

La propuesta de las autoridades fue que se corran dos cotejos programados en 1.000 metros, un tramo que no está afectado, y eso incluyó al Gran Premio Maipú (G1), ganado por la yegua Holly Woman. Una gran cantidad de jinetes se cambiaron, se fueron y luego debieron regresar para cumplir con esos compromisos.

La fecha había sido adaptada al horario del partido entre Boca y River por la Copa Libertadores, motivo por el que durante el transcurso del juego no iban a correrse competencias. Ahora, el Nacional se correrá el viernes próximo, al igual que el Gran Premio Palermo (G1).


 

 

Fuente:www.lanacion.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner