Se Retrasa La Apertura Del Casino En Chillán

El futuro casino de la ciudad chilena de Chillán no podrá abrir sus puertas este año, como se había previsto en abril, debido a un evidente retraso en las obras que se desarrollan en el acceso norte a la ciudad, según reconoció el gerente general del Grupo Marina del Sol, Juan Ignacio Ugarte.

En septiembre se encendió la alerta por el retraso en la ejecución de un contrato, correspondiente a la estructura metálica que soporta el revestimiento interior y exterior, razón por la cual la empresa intentó acelerar los trabajos.

"Hicimos por nuestra parte un gran esfuerzo para incentivar a los contratistas, pero no se pudo", se lamentó Ugarte, quien precisó que las obras del edificio que albergará la sala de juegos se encuentran en la etapa de terminaciones. "Según el último reporte, el avance físico era levemente superior al 60%", añadió.

El ejecutivo detalló que "se está trabajando en un nuevo cronograma con fechas lo más realistas posible".

Desde el punto de vista reglamentario, Marina del Sol tiene hasta septiembre de 2019 para poner en funcionamiento el casino, gracias a la ampliación del plazo autorizadao por la Superintendencia de Casinos de Juego, que acogió la solicitud de la empresa.

Si bien el proyecto fue adjudicado en agosto de 2016, las obras recién comenzaron en noviembre de 2017, debido a la demora en la obtención de los permisos ambientales.

Por otro lado, la construcción del hotel y del centro de convenciones no exhiben retraso. Ugarte manifestó que el edificio del hotel va adelantado, razón por la cual sostuvo que
"pensamos que podremos inaugurarlo junto con el casino".

El proyecto aspira a ser el principal centro de entretención de la región, con un complejo emplazado en un terreno de nueve hectáreas ubicado en la intersección de Panamericana Norte con Variante Nahueltoro, que contará con un hotel cinco estrellas, centro de convenciones, espacios públicos, parques y una laguna artificial, entre otros atractivos.

La inversión total estimada en el complejo asciende a los 60 millones de dólares, y según se indicó, durante su operación generará unos 300 empleos directos y 250 indirectos.

El casino corresponde a un edificio de 10.975 m2 distribuidos en dos niveles más un subterráneo.

Paralelamente se trabaja en el edificio del hotel de 100 habitaciones distribuidas en nueve niveles; y en un centro de convenciones para 1.600 personas.

Estos edificios serán parte del complejo de nueve hectáreas que incluye también parques, una laguna artificial, multicanchas, un anfiteatro y un espacio ferial, entre otras atracciones.

Se considera también un área comercial que se emplazará en la conexión del casino con el centro de convenciones, donde funcionarán los restaurantes y cinco tiendas, de las cuales ya está definido que una ofrecerá productos de Quinchamalí y otra, del Valle del Itata, como los vinos y agroprocesados.


 

 

Fuente:www.ladiscusion.cl

 

 


 
Banner
Banner
Banner