Fracasa En Chillán El Control De Los Casinos Populares

Pese a la ordenanza municipal que regula los locales conocidos como casinos populares en la ciudad chilena de Chillán desde septiembre de 2013, una gran cantidad de esos negocios siguen en pie y proliferando en la capital de la Región de Ñuble.

Desde entonces, al menos tres jefes de fiscalización dieron prioridad al tema, varios abogados municipales se hicieron cargo de los casos y se realizaron demandas ante tribunales que terminaron en favor del municipio.

El director de patentes de la Municipalidad de Chillán, Ricardo Montolivo, explicó en sesión de Comisión Turismo que los valores que se pagan mensualmente por el alquiler de los negocios son de varios millones de pesos.

Dijo que según antecedentes extraoficiales, el dueño de un local en el Paseo Arauco que antes percibía alrededor de un millón de pesos por un local establecido según la normativa municipal, estaría obteniendo hasta tres veces de una sala de juegos aparentemente irregular, como las que existen en la ciudad.

Frente a esta situación, precisa la presidenta de la Comisión respectiva, Nadia Kaik Gorayeb, los dueños de los locales no tienen mucho que pensar a la hora de entablar negociaciones con los empresarios que llegan a ofrecer abultados contratos mensuales.

El tema fue analizado en la mencionada comisión y los ediles en general deploraron que a pesar de que ya pasaron casi seis años de la promulgación de la ordenanza, esta parece letra muerta.

El concejal Patricio Huepe García lamentó que a pesar de los esfuerzos municipales, el tema parezca no tener la misma urgencia desde el nivel judicial, de tal manera que no fue posible incautar las máquinas.

En estas condiciones, subraya el edil DC, "el gobierno comunal cierra locales, pone sellos y los empresarios rompen estos sellos y al final terminan pagando las multas que se les aplican y vuelven a operar".

Nadia Kaik recalcó que "los empresarios utilizan subterfugios para operar, pues solicitan patentes de otros rubros y al poco tiempo de funcionamiento, cambian completamente instalando las máquinas de azar".

La edil subrayó que "cuando aprobamos la ordenanza el año 2013, lo hicimos porque muchas familias se quejaban acá ante la municipalidad que jefes de hogar se gastaban sus pocos ingresos en juegos, pues se generó una ludopatía perniciosa".

Lamentablemente, agregó, la dictación de la normativa de cumplimiento obligatoria no generó los efectos esperados y en la actualidad el centro de la ciudad se vio nuevamente colmado de esos locales.

La edil planteó que el actual escenario no hace sino abrir las puertas para que más empresarios del rubro se instalen en la ciudad, pues aparentemente la rentabilidad es elevada y las sanciones a las que se exponen no los disuaden para ejercer sus actividades.

En la actualidad todos los locales de máquinas de juego que hay en Chillán están funcionando sin la patente comercial que permita esa actividad, por lo tanto, todos debieran estar cerrados, detallaron los concejales.

El municipio desde el año pasado está derivando todos los casos de rotura de sellos al Ministerio Público, a través de una declaración de incompetencia del Juzgado de Policía Local, toda vez que aquella falta es un delito penado por la ley, más que una normativa municipal, cuya falta solo se castiga con multas.

Para el municipio, las experiencias pasadas son claras en el sentido que se obtuvieron condenas a todas las personas que fueron formalizadas por rotura de sellos y la idea del municipio es seguir con esta tarea adelante.

Las fiscalizaciones que emprendió el municipio, el Servicio de Impuestos Internos y Carabineros permitió detectar que hay locales sin patente comercial, mientras que otros lo hacen a través de licencias de cibercafé, o se escudan en máquinas similares a las de azar, pool o billar, que son de destreza.

Paralelamente el Servicio de Impuestos Internos detectó problemas de orden tributario, específicamente en la emisión y correlación de las boletas, mientras que Inspección Municipal continuó multando a locatarios por el delito de rotura de sellos.

En general los dueños de estas salas de juegos argumentaron que sus máquinas no son de azar sino de destreza.

Además, hasta ahora se desconoce si es que se realizó un peritaje que demuestre fehacientemente si tales máquinas son o no de azar.


 

 

Fuente:www.ladiscusion.cl

 

 


 
Banner
Banner
Banner