Descartan Advertencias Sobre Regulación De Tragamonedas

La directora ejecutiva de la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), Carla Campos, respondió a las advertencias de la Junta Federal de Control Fiscal (JFCF) sobre las implicancias derivadas de la legalización de tragamonedas fuera de los casinos, al asegurar que varias de las preocupaciones del ente federal habían sido previamente contempladas y están consideradas en los borradores de los reglamentos.

"Es necesario explicar que la CTPR no legisla, meramente regula. Nuestra responsabilidad es aplicar la Ley 257 de 2018 con el artículo 139 y poder elaborar los reglamentos que solicita la ley a estos efectos. Las sugerencias de la JFCF nos permiten tener visibilidad sobre las cosas a las que estarán pendientes en los diferentes reglamentos dado a que tienen que aprobarlos", declaró Campos.

En la carta enviada por la directora ejecutiva de la JFCJ, Natalie Jaresko, la Junta indicó que el establecer este tipo de juegos podría afectar otros ingresos que están comprometidos para otros servicios, como la Universidad de Puerto Rico.

El ente federal hizo énfasis en que la regulación de estas máquinas podría provocar que se afecten iniciativas y programas gubernamentales que son financiados por los ingresos de los casinos. Ante esto, Campos comentó que las observaciones de la JFCF que ya habían sido tomadas en cuenta establecen algunos límites para proteger los ingresos recurrentes producto de las máquinas tragamonedas.

"Son tres reglamentos los que hay que elaborar. El primero es el de licencias que ya fue sometido a la asamblea legislativa para sus comentarios. Este reglamento, junto con el operacional, nos permitirá velar porque la industria sea regulada y establezca unos límites de cercanía con los casinos para que no lleguen a canibalizarlos. Además, el proceso de interconexión entre las máquinas le permitirá al gobierno visibilizar las operaciones de estas máquinas", mencionó la funcionaria.

Campos detalló que la agencia está ahora en el proceso de elaborar el reglamento operacional y el de confiscaciones. "Hay algunas recomendaciones que no habían sido contempladas y que serán estudiadas para estos reglamentos que faltan. En resumen, la JFCF y nosotros queremos lo mismo, que esto no represente un gasto extraordinario para Puerto Rico y proteger los ingresos recurrentes", agregó.

"Precisamente, es el reglamento de licencias y el reglamento operacional lo que nos va a permitir que la industria sea una industria en la que se pueda trabajar el asunto del fraude, el asunto del lavado de dinero. Vamos a establecer unos límites de cercanía con los casinos para que no lleguen a canibalizarlos. Que el proceso de interconexión de las máquinas sea uno que le brinde visibilidad al Gobierno de Puerto Rico sobre esas máquinas", alegó Campos.

De acuerdo con información suministrada por la CTPR, los recaudos por concepto de la operación de los casinos fomentan el desarrollo de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y también contribuyen al Fondo General y al Fondo de Desarrollo Turístico.

"Nosotros del estimado del fiscal, estimamos que este año el Fondo General va a recibir sobre U$S 20 millones producto de las tragamonedas de los casinos. La UPR va a recibir sobre U$S 60 millones y la CTPR sobre U$S 54 millones. Igualmente, los operadores reciben parte de los ingresos que son U$S 128 millones aproximadamente", puntualizó Campos.


 

 

Fuente:www.metro.pr

 

 


 
Banner
Banner
Banner