Detectan Insuficientes Controles Antilavado En Casino Enjoy De Punta Del Este

El hotel casino Enjoy de Punta del Este incumplió la normativa de prevención del blanqueo de capitales, al no hacer la debida diligencia en el caso de Mónica Rivero, la extesorera de una concesionaria de automóviles que fue procesada con prisión por reiterados delitos de estafa y por falsicación de documentos privados, según surge del informe elaborado por la Secretaría Antilavado de Uruguay.

La conclusión del informe abre la puerta para que el casino sea sancionado con una multa de entre 1.000 Unidades Indexadas ($ 4.222) a 20 millones de UI ($ 84,4 millones o US$ 2,4 millones). Fuentes del caso señalaron que ahora se le dio vista a la empresa para que dé sus descargos, paso previo para que la Secretaria dena qué tipo de sanción le aplicará.

Como se recordará, el hermano y el esposo de Rivero -ambos procesados con prisión por lavado de activos- apostaron y perdieron en esa sala de juego más de U$S 4 millones en siete años, a pesar de que entre los dos tenían un ingreso mensual inferior a los $100.000.

Según informó el periódico El Observador en marzo, la Secretaría visitó el hotel en octubre de 2018 en el marco de una inspección de rutina, la primera que se realizaba en esa sala de Punta del Este. Si bien para aquel entonces Rivero todavía continuaba desaparecida, los investigadores ya sabían del faltante de dinero en Julio César Lestido S.A. desde febrero de 2017, y de las

grandes sumas que ella, su hermano y su marido, habían apostado en el reconocido casino.

Ahora, el casino del Hotel Enjoy podría convertirse en la primer sala de juegos sancionada bajo las normas de combate al lavado de activos.

Según señala el informe, dado que el hermano y esposo de Rivero eran jugadores VIP del casino -y no jugadores esporádicos-, la rma debió haberse informado sobre cuál era el origen del dinero que jugaban, y, en consecuencia, haber detectado que sus ingresos nunca hubieran podido pagar ese nivel de apuestas.

En la solicitud de procesamiento elaborada por el fiscal Luis Pacheco, se detalla que el marido de Rivero (a marzo
de 2017) percibía un ingreso mensual nominal de $ 72.998, pero que a pesar de eso entre el año 2010 al 2017 perdió en el casino del Hotel Enjoy US$ 3.598.097.

Asimismo, el hermano de la mujer vivía gracias a una pensión por incapacidad desde el 10 de enero de 2014, cuyo monto ascendía a $ 12.055, a lo que se le sumaba una renta de AFAP por $ 7.275. Sin embargo, entre 2010 y 2017 había perdido US$ 646.827 en el casino de ese hotel.

Según indicaron desde el complejo, hasta el momento no fueron noticados del informe de la Secretaría Antilavado.

El 13 de febrero de 2017, luego de que su marido la dejara a pocos metros de una peluquería, Mónica Rivero desapareció sin dejar rastro. Familiares de la mujer recurrieron a los medios para difundir su rostro, en procura de que cualquier persona pudiera aportar datos sobre su paradero.

Pero la investigación rápidamente tomó otro rumbo cuando la firma Julio César Lestido denunció el faltante de U$S 200.000 y acusó a Rivero de haber robado el dinero. Más tarde, se supo que la mujer y su marido eran jugadores VIP del casino del Hotel Enjoy de Punta del Este y que habían apostado cifras millonarias. Además, la auditoría realizada por la empresa finalmente reveló que Rivero había adulterado estados contables desde 2006, lo cual causó un perjuicio para la empresa de US$ 7,6 millones.

Rivero fue capturada recién en febrero de 2019 y procesada con prisión por reiterados delitos de estafa y por falsicación de documentos privados. Vivió con un nombre falso en la Barra del Chuy durante los dos años que se mantuvo prófuga.

Al igual que su hermano y su marido, Rivero podría ser procesada por lavado de activos, ya que el dinero que robó lo utilizó en viajes y en compra de inmuebles, además de jugar en el casino.


 

 

Fuente:www.elobservador.com.uy

 

 


 
Banner
Banner
Banner