Recuperan Fondos Tras Estafa En La Quiniela Mendocina

Las arcas del estado mendocino recuperarán unos 6 millones de pesos, luego de una investigación interna del Instituto Provincial de Juegos y Casino (IPJyC), que finalizó en los últimos días y que determinó una estafa que se producía a través del cobro irregular de los premios prescriptos en la Quiniela de Mendoza, debido a un “agujero” informático en el sistema de captura de apuestas online en las agencias oficiales.

Todo se originó por una denuncia anónima de un quinielero en octubre de 2016. La Fiscalía de Estado y el Tribunal de Cuentas tomaron conocimiento del caso, mientras el IPJyC encargó una auditoría a la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) para que revisara los tickets de los premios prescriptos de un periodo correspondiente de tres años.

Si bien en un primer momento se investigó a 270 agencias, el informe de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNCuyo finalmente puso la lupa sobre 83 agencias oficiales. De ellas, 80 se allanaron al pago de los montos reclamados. Son más de $4,8 millones que están siendo descontados, en forma proporcional, a cada agencia y subagencia e ingresando mensualmente al IPJyC.

En tanto, una agencia realizó un descargo que está siendo analizado. Y las dos restantes habían cerrado con anterioridad, por lo que se encuentra el procedimiento de cobro en trámite.

A su vez Ivisa, la empresa proveedora del sistema informático de captura de apuestas de quiniela, se allanó al pago de casi $1,2 millones, monto que ya fue cobrado en su totalidad por el IPJyC.

Luego de que se realiza el sorteo y se establece la cantidad de apuestas premiadas, por el sistema se ingresa en la cuenta de cada agente oficial el monto de premios y se individualiza cada apuesta premiada. Así, los tickets ganadores sólo pueden ser cobrados en esa agencia oficial donde se realizó.

Estas boletas cuentan con dos series de números que sirven para identificar cada apuesta, a modo de control. Es
el ID Ticket. El primero de estos números -de 8 dígitos- figura en los listados que emite el sistema para identificar las boletas premiadas. La otra cifra -de 16 dígitos- sólo figuran en la boleta que se entrega al apostador. Esto asegura que el premio sólo puede ser descargado del sistema teniendo a la vista la boleta premiada.

Una vez realizado el pago de premios y descargado del sistema, el agente oficial de quiniela debe remitir la boleta al IPJC en un plazo de 24 horas de realizada la descarga, para que la boleta premiada y pagada quede en el organismo de juegos como documentación oficial y comprobante del pago.

Si el apostador no fue a cobrar su premio en los 15 días corridos, esa apuesta ganadora pasa a formar parte del fondo de los premios prescriptos, a través del débito que realiza el IPJyC a la cuenta del quinielero para reintegrarlo a las arcas estatales.

Dado que el sistema de apuestas es innominado, los premios se otorgan al portador del ticket ganador.

La denuncia apuntaba que el sistema había quedado "abierto": se podía cobrar sin contar con el ticket original. En otras palabras, que se podían descargar del sistema los premios pero sin la obligación de ingresar la segunda serie numérica de seguridad que posee la boleta del ganador.

El cobro se realizaba el día del vencimiento y se descargaban aquellos boletos premiados que no habían sido cobrados, ingresando sólo la primera serie numérica. Por esto, la sospecha es que tampoco se habrían remitido los comprobantes originales al IPJyC.


 

 

Fuente:www.elsol.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner