Culminó El VIII Congreso Andaluz Sobre El Juego

Culminó ayer el VIII Congreso Andaluz sobre el Juego que se celebró en Torremolinos (Málaga), el cual congregó a fabricantes, operadores y representantes de los distintas asociaciones del sector que realizan su actividad en esa región española. La clausura estuvo presidida por el Secretario General de Hacienda de la Junta de Andalucía, Ignacio José Méndez Cortegano.

El funcionario destacó la labor que desempeña el sector en la región y recordó "la dimensión y la trascendencia, tanto económica como tributaria" que representa. Asimismo apuntó a "la necesidad" de trabajar en fomentar el juego responsable y "el cumplimiento" riguroso de las normas, tanto administrativas como fiscales.

Uno de los ponentes en los debates del encuentro fue José Antonio Gómez Yáñez, profesor de la Universidad Carlos III, que estudia el jkuego en Andalucia, quien destacó que se abrieron 80 nuevos salones de juego el pasado año y ya son 801 los existentes en la comunidad, establecimientos que unidos a los 36 bingos y cinco casinos sumaron 40 millones de visitas en 2018.

El gasto medio por visitante en los salones es de 10 euros, 22 en bingos y 88 en casinos, según el experto, que precisó que el juego presencial -salones, bingos, casinos y máquinas- aporta 165 millones de euros a la Junta de Andalucía a través de impuestos especiales al juego.

Un total de 64 millones suponen las cotizaciones sociales del sector al emplear a 9.000 personas, según Gómez, que criticó la "excesiva publicidad del juego online", que cree que perjudica la imagen del juego presencial.

Explicó a la agencia Efe que los salones "se colocan en lugares de tránsito" y que en las zonas de más poder adquisitivo hay menos establecimientos de este tipo porque los alquileres son más caros y restan rentabilidad al negocio.

Agregó que no hay aglomeraciones de instalaciones de este tipo porque en Andalucía la ley no permite dos a menos de 200 metros y considera "necesario delimitar el número de salones porque si siguen apareciendo pueden dejar de ser rentables".

El sector del juego presencial pretende "hacer más discretas las fachadas de los salones" debido a que "son demasiado llamativas" y "da la sensación en la opinión pública de que se presiona para jugar", indicó.


 

 

Fuente:www.lavanguardia.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner