No Habrá Cuarentena Para Los Sitios De Apuestas Que Operan En Brasil

La legislación brasileña no pondrá en cuarentena a los sitios de apuestas deportivas que operen en el país. El gobierno afirma que no habrá castigo para las empresas del exterior que hoy aceptan apuestas de jugadores brasileños. A pesar de la intención del gobierno, el texto de la minuta del decreto sobre apuestas parece estar generando ciertas dudas.

Para Manoel Angelo da Silva, secretario Nacional de Evaluación de Políticas Públicas, Planeamiento, Energía y Lotería del Ministerio de Economía, la ausencia de cuarentena es un incentivo para llevar a esas empresas hacia la legalidad. "Cuando el mercado esté reglamentado, esas empresas tendrán que operar legalmente en el Brasil. Si no lo hacen, podría haber castigos", afirmó.

Por su parte, Pedro Trengrouse, vicepresidente de la Comisión Especial de Derecho de Juegos Deportivos, Lotéricos y de Entretenimientos del Consejo de Abogados del Brasil, parece que ve la cosa de manera diferente. El abogado señaló que en la legislación holandesa, cualquier sitio que ofreciera apuestas en holandés, que hiciese anuncios en el país, que utilizase la extensión.nl y medios de pago locales, deberá esperar dos años para operar legalmente en el país.

"El concepto de cuarentena es importante para priorizar licencias a operadores confiables, que cumplan con las leyes, no permitiendo que operadores ilegales se beneficien por tener construida una base de clientes con el ofrecimiento de apuestas ilegales", argumenta el abogado.

"El artículo 50 del Decreto-Ley 3.688/41 establece pena de prisión de tres meses a un año y una multa de 2000 a 200.000 reales para quien participe de apuestas deportivas, así sea por Internet o por cualquier otro medio de comunicación, como punto de venta o apostador. Hoy en día, tanto sitios como apostadores están practicando contravención penal y no pueden ser recompensados por eso", explicó Trengrouse.

Por su lado, su colega especialista en regulación de juegos de la Universidad de Las Vegas, Luiz Felipe Maia, está en contra de las cuarentenas, ya que explica que las empresas van a poder atender mejor a sus clientes, usar medios de pago locales y patrocinar equipos. "Si hubiese cuarentena, las empresas tendrían que quedar seis meses sin ganar dinero y tendrían que pagar impuestos para poder volver a trabajar. Hoy esas empresas ganan dinero sin pagar impuestos", señala.

Sin embargo, para Maia la minuta del decreto es dudosa en cuanto a este tema ya que, según explica, uno de sus
artículos dice que queda vedada toda forma de publicidad o divulgación de modalidad lotérica apuestas de cuota fija por cualquier persona, excepto aquellos autorizados por el operador.

"Ahí tenemos una discusión porque la minuta dice que el inicio de actividad del mercado será en lo mínimo seis meses después de la sanción presidencial. Lo que nos parece que hay que discutir es que la prohibición de la publicidad solo entrará en vigor en la apertura del mercado. De la forma que está escrito da a entender que la prohibición será inmediata", señala. Por su parte, el gobierno afirmó que habrá ajustes en el texto del decreto para dejar claro este tema.

La minuta del decreto pasa por un periodo de dos semanas de consulta pública, ya que la idea del gobierno es iniciar la tramitación de la ley por diversas autarquías federales para que reciba la firma de Bolsonaro antes de fin de año. Después de la reglamentación, el mercado pasará por un periodo de adaptación de seis meses, que es el tiempo para que las empresas operadoras que ya están actuando en Brasil cumplan una serie de requisitos para adaptarse a la ley. Silva explicó que las empresas extranjeras tendrán que comprobar que están licenciadas en el país que operan, y si no pueden hacerlo no tendrán autorización en Brasil. Entre los deberes de la legislación brasilera está el pago de una tasa de autorización de 3 millones de reales por única vez por una licencia de nueve años de validez.

Mensualmente, las operadoras del sector deberán además desembolsar un valor conforme al régimen de explotación escogido. Para quien elija trabajar solamente por medios físicos, la tarifa será de 20 mil reales; las firmas que operen solo online, tendrán que desembolsar 30 mil reales al mes. Los que quieran explotar ambas modalidades, deberán pagar una cuota mensual de 45 mil reales.

Las empresas también deberán presentar una reserva financiera del por lo menos 6 millones de reales, monto que servirá como garantía para el pago de premios a los apostadores o en el caso de quiebra de la banca. Es decir, incluso si el pozo de premios pudiese estar por encima de la cantidad recaudada con las apuestas.


 

 

Fuente:oglobo.globo.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner