La norma 5359, fue una iniciativa de Rivero y, aunque fue aprobada en el año 2018 y promulgada a principios de este año, aún falta avanzar para que su puesta en práctica sea efectiva.

“Nosotros creemos que todos tenemos algo para aportar. Hoy la actividad hípica está funcionando prácticamente en la clandestinidad, porque no hay controles. Eso hace que se genere una mala opinión social sobre un deporte que debería ser familiar”, expresó Rivero.

Para lograr una norma armónica se trabajó en conjunto con los diferentes actores que intervienen en la actividad hípica. Por ello ahora, se intenta hacer lo mismo con la reglamentación, para que con una tarea colaborativa se consiga cubrir todos los aspectos necesarios.

Los directivos de los clubes expresaron su preocupación por las noticias que se están conociendo en los últimos días, donde caballos mueren de manera sospechosa y terminan en investigaciones judiciales por posible utilización de drogas ilegales. “Ese tipo de situaciones nos pone en la mira a todos”, expresó Paul Terc, presidente del Club Hípico Lamarque.

La ley contempla principalmente el cuidado del animal, controles antidoping y la obligatoriedad de los propietarios de darles un trato digno, para eliminar todo tipo de crueldad de la práctica deportiva.

“El espíritu de esta norma es cuidar a los animales, a los espectadores y los clubes, pero además queremos que sea una actividad rentable para todos, incluso para la provincia a quien los clubes le tributarán”, concluyó Rivero

Luis Ayestarán dijo que el encuentro “fue una reunión productiva donde se asentaron las bases de lo que va a ser la reglamentación”. Además aseguró que con la reglamentación, habrá “ un control exhaustivo sobre las apuestas; se harán examen antidoping, y seremos inflexibles al momento de solicitar documentación a los clubes, a los dueños de los caballos, y los organizadores”.

“Trabajaremos sobre la seguridad de los trabajadores, los apostadores y público en un ámbito controlado”, concluyó el funcionario.

Con la reglamentación se generarán una serie de requisitos importantes como los registros oficiales de clubes hípicos; de organizadores de carreras; rematadores y jockeys. Lotería será la encargada de buscar algún laboratorio para establecer convenios que permitan la realización de los análisis antidoping a los caballos. Y los organizadores estarán obligados a realizar controles antidoping, como mínimo uno por cada carrera.

Para garantizar seguridad a los asistentes al espectáculo y también a los jockeys, se consultará con la empresa rionegrina Horizonte para ver la posibilidad de que se encargue de la cobertura.

También habrá también un calendario anual de carreras que podrán organizar, de común acuerdo, todos los clubes registrados en la provincia.

Participaron del encuentro por parte de los clubes: Paul Terc, presidente del Club Hípico de Lamarque; Alberto Pino, presidente del club hípico Cipriano Catriel; Osvaldo Macri, presidente del club hípico de Viedma, junto a otras autoridades.