Cuatro Mil Tragamonedas, 61 Millones De Dólares En Apuestas

En las tragamonedas que operan en la provincia de Córdoba se apostaron en lo que va del año un promedio de 10 millones de pesos por día, casi 170 mil dólares. Después del juego de la Quiniela, el sector es el que más recauda en esa provincia argentina.

Este año, las cuatro mil tragamonedas instaladas en 17 ciudades cordobesas recaudarán unos 3.700 millones de pesos. Casi un millón por máquina en promedio.

Las apuestas crecen año a año, pero desde hace varios que no llegan a acompañar el galopante ritmo de la inflación que impera en el país.

Si 2019 se cierra con el mismo promedio de apuestas que los meses ya transcurridos, ese juego de azar recibirá el 31 por ciento más de dinero apostado que el año anterior. La inflación anual en este período no está aún cerrada, pero no hay cálculo que la sitúe debajo del 55 por ciento.

En 2018, la cifra anual apostada había superado los 2.800 millones de pesos. Y hace cuatro años, en 2015, habían sido unos 1.450 millones.

A diferencia de otros juegos que opera por su cuenta, en las tragamonedas la estatal Lotería de Córdoba comparte el negocio con un socio privado, la Compañía de Entretenimiento y Turismo (CET), que se hace cargo de las máquinas, de las salas, del personal (unos 900, en 17 ciudades), de los impuestos y de los premios.

El canon que CET paga es del 27% de lo apostado. Lotería se queda con el 24% y los 17 municipios que aceptaron salas se reparten el tres por ciento restante.

En 2008, cuando una ley le permitió a CET sumar 1.700 máquinas más a las tres mil que ya tenía, se impuso que el canon por abonar a Lotería se mantenía en el 24 por ciento para las primeras tres mil y pasaba al 27 para las restantes.

Los datos de recaudación surgen a partir de la estadística oficial de Lotería de Córdoba que, si bien no precisa los montos totales jugados, detalla lo percibido por cada municipio que cuenta con salas, por ese tres por ciento de lo apostado que les corresponde como canon. A partir de allí, se infiere el total jugado.

El nivel de apuestas dista mucho entre las 17 ciudades. Una evidencia salta a la vista: las tres donde más se juega están en el Gran Córdoba, lo que muestra la incidencia clave de los apostadores de la Capital, ciudad que por ley no puede tener salas en su jurisdicción, aunque está rodeada de ellas, indica el periódico La Voz.

Villa Carlos Paz encabeza por lejos el lote. Este año se jugarán allí unos mil millones de pesos, si se mantiene el ritmo que muestran las estadísticas oficiales de enero a septiembre. El tres por ciento que le quedará a ese municipio representará unos 30 millones de pesos anuales.

Con menos de la mitad de ese nivel de apuestas, la segunda es Alta Gracia. Allí se apostarían este año más de 480 millones de pesos, y su municipio recibirá como canon casi 15 millones.

La tercera es Río Ceballos, con apuestas anuales estimadas en 312 millones de pesos.

Luego aparecen tres grandes ciudades del interior provincial: Río Cuarto (301 millones anuales de apuestas), Villa María (291 millones) y San Francisco (221 millones de pesos).

Más abajo sigue una decena de ciudades con salas, y en el extremo inferior, con el menor nivel de apuestas, quedan Deán Funes (con 60 millones de pesos estimados en el año) y Miramar de Ansenuza (31 millones).

En Miramar asoma un contraste: cuenta con la sala más
moderna, en un hotel que con alta polémica -por su alto costo- construyó Lotería de Córdoba, pero es la que registra la menor actividad. A ese municipio, el tres por ciento de canon le representa ingresos por apenas 73 mil pesos mensuales.

Mientras que en septiembre último en Carlos Paz los apostadores dejaron unos 85 millones de pesos, en Cosquín (a mitad de la tabla) jugaron por siete millones y en Miramar por 2,5 millones de pesos.

Las tragamonedas se instalaron en 2004, en el primer gobierno de José Manuel de la Sota. El contrato de concesión con CET vence en 2022, aunque es prorrogable hasta 2027.

Los intendentes que aceptaron tener salas se tentaron ante la oferta de un ingreso más para sus presupuestos municipales. Al canon del tres por ciento y una tasa adicional del 1% que reciben los municipios, las localidades con salas suman puestos de empleo y el pago de servicios que genera la actividad.

La cuenta cambia cuando aparece la discusión del dinero que se va de esas ciudades. Quienes cuestionan este juego apuntan que son muchos más los recursos apostados por sus vecinos que huyen del circuito económico local que los que recupera el municipio. Y advierten que los sectores sociales a los que apuntan las slots son los de ingresos medios y bajos, los más complicados en una economía en recesión.

Fuentes empresarias aseveran que entre el canon y los impuestos provinciales, nacionales y municipales se va hoy el 75% de lo que se apuesta.

Lotería y CET intentaron en los últimos años sumar más ciudades a las 17 con salas, para ampliar el lote de máquinas. Sin embargo, les resultó imposible: cada nueva localidad tentada respondió con resistencias institucionales y sociales. En el último año, hasta desistieron de nuevos intentos.

Algunos datos contradicen el discurso oficial según el cual las tragamonedas fueron promovidas: el grueso de la recaudación en realidad no depende del movimiento turístico. De hecho, no se registran grandes diferencias en el nivel de apuestas entre los meses de verano y el resto del año. Son, entonces, los propios vecinos de cada ciudad y cada zona los que más apuestan. Además, nueve de las 17 ciudades donde hay salas no están en zonas turísticas, indica La Voz.

En el muy turístico mes de enero, los 17 municipios recibieron por el 3% de canon 8,9 millones de pesos, mientras que en agosto pasado se repartieron 9,6 millones. Para enfocarlo en un caso más puntual: por su sala, el municipio de la serrana Embalse cobró de canon 391 mil pesos por enero y 411 mil pesos por agosto.

Lotería de Córdoba tuvo ingresos por 2.728 millones de pesos en los últimos 10 meses que detalla en sus estadísticas (desde diciembre a septiembre pasados). Del promedio de casi 273 millones de pesos por mes, el principal ingreso lo representa la quiniela (126 millones mensuales), seguido por el canon que paga CET por las tragamonedas (71,5 millones por mes). En tercer lugar, quedan los casinos (35,7 millones) y los "juegos foráneos" (34,9 millones), entre los que el principal ingreso es por el santafesino Quini 6. Quinto en la tabla quedan los billetes de lotería (unos 4,8 millones por mes).


 

 

Fuente:www.lavoz.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner