Bolsonaro Consulta Con El Bloque Evangélico La Legalización De Casinos

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se reunió recientemente con miembros del bloque 'Central' de la Cámara de Diputados federal, quienes lo instaron a seguir adelante con una propuesta para autorizar los juegos de casino.

Bolsonaro declaró anteriormente que se opone personalmente a la expansión del juego, pero también cree que el problema debería dejarse en manos de los estados brasileños, para decidir si quieren casinos en sus territorios.

Sin embargo, mientras Bolsonaro le dijo a los diputados centrales que estaba abierto a conversar sobre la autorización de los casinos, parecía darle al bloque evangélico significativo de la Cámara, un veto sobre si la idea avanza más allá de la etapa de conversación.

Uno de los miembros de ese bloque es Marcelo Crivella, alcalde de Río de Janeiro y obispo evangélico. Río es uno de los lugares más deseados para los operadores de casinos internacionales y Crivella manifestó su apoyo a la aprobación de un casino dentro de su ciudad, con la condición de que solo los turistas internacionales puedan acceder a su sala de juego.

Sao Paulo es otro lugar importante de interés entre los operadores internacionales de casinos, y el Secretario de Turismo del estado dijo que agradecería las posibilidades de desarrollo económico que los casinos podrían aportar a un
área que contiene el 16% de los desempleados del país.

Sin embargo, el diputado Marco Feliciano, uno de los líderes de la facción evangélica de la Cámara, declaró el mes pasado que el grupo religioso se oponía "totalmente" a la legalización de los casinos y que no había argumentos para cambiar de opinión.

Brasil está elaborando normativas para regular las apuestas deportivas online y en tierra después de que el ex presidente de Brasil promulgara la legislación sobre apuestas hace un año. La legislación separada que trata la cuestión de los casinos, tuvo problemas para encontrar el apoyo suficiente para garantizar su aprobación.

La incertidumbre no impide que los operadores de casinos presionen sobre el tema. El propietario de Las Vegas Sands, el magnate estadounidense Sheldon Adelson, no ocultó su deseo de tener una presencia brasileña y se reunió con funcionarios brasileños en Nevada para discutir las posibilidades. Después de lanzar originalmente un resort integrado de U$S 8.000 en Río de Janeiro, Adelson indicó que Sands podría gastar hasta U$S 15.000 en dos propiedades, en Río y Sao Paulo.


 

 

Fuente:calvinayre.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner