La Legalización De Casinos En Brasil Divide Al Gobierno

La legalización de los casinos en Brasil provocó diferencias entre sectores cercanos al presidente Jair Bolsonaro, quien durante su campaña electoral rechazó la medida, pero ahora admite un cambio en la legislación, si cuenta con el apoyo del bloque legislativo evangélico. El ministro de Turismo Marcelo Alvaro Antônio defiende la medida.

Ante los intentos de avanzar la propuesta en el Congreso, los partidarios del presidente criticaron la propuesta. Este domingo la representante estatal Janaina Paschoal (PSL-SP) expresó temor por la posible legalización del juego.

Entre los grupos con enarbolan la bandera anticorrupción, existe el temor de que tales actividades faciliten la comisión de delitos como el lavado de dinero. En 2017, el Servicio Federal de Enjuiciamiento Público emitió una nota declarando que la legalización del juego "cumple con los anhelos de los delincuentes".

El tema fue discutido por Bolsonaro en el almuerzo del miércoles pasado con los diputados del bloque denominado "central" y el ministro de Gobierno, Luiz Eduardo Ramos.

Tanto en la Cámara como en el Senado hay propuestas listas para ser votadas. El proyecto de ley del senador Ciro Nogueira (PP-PI) permite el bingo, juegos de cartas como el póker y el blackjack; el popular jogo do bicho, loterías y salas de juego para mayores de 18 años. Las empresas tendrían que tener su sede en Brasil, con un permiso emitido por una agencia específica del gobierno federal.

Del total recaudado, del 60% al 70% iría al concesionario, el 3% al municipio, el 7% al gobierno estatal y el resto a la empresa.

La generación de empleo y el aumento de los ingresos, son los principales argumentos utilizados por los defensores de la medida. Los datos estimados por la Asociación Brasileña de Bingos, Casinos y similares (Abrabincs) es una recaudación de R$ 18 millones en impuestos por año y más de 1 millón de empleos directos e indirectos.

Según el ministro de turismo, el cambio podría aumentar el número de turistas extranjeros de 6,6 millones a 20 millones por año. Con respecto a la aplicación, Marcelo Álvaro Antônio expresó al periódico Estado de São Paulo que "me gustaría involucrar a la Policía Federal y al IRS para presentar un proyecto que desmitifique muchas situaciones que no se ajustan a la verdad, como la evasión de dinero y el lavado de dinero" .

Miembros del Ministerio de Turismo y Embratur han estado trabajando con miembros del Frente de Turismo Parlamentario para aprobar un proyecto de ley. Los parlamentarios de la Comisión de Turismo en la Cámara de Representantes, encabezada por el presidente de la junta, el Diputado Newton Cardoso Jr (MDB-MG), ya le han pedido
al presidente de la Cámara de Representantes, Rodrigo Maia (DEM-RJ) que trate el tema como una prioridad.

En una entrevista con Folha de S. Paulo publicada el domingo, el presidente de Embratur (Instituto Brasileño de Turismo), Gilson Machado Neto, dijo que se está estudiando "una forma para que Brasil se adapte a un modelo de desarrollo de grupos turísticos" , que serían "hoteles y resorts integrados con centros de convenciones, tiendas, salas de conciertos y casinos".

Según el presidente de Embratur, los grupos estadounidenses dijeron que si Brasil libera los casinos, tendrán más de U$S 15 mil millones para invertir en el sector. Gilson Machado dijo que esta información se reveló en una reunión con el "presidente de una de las redes más grandes del mundo". En la entrevista, también afirma que la propuesta debe discutirse con "el Congreso, la Policía Federal, el IRS y las iglesias eclesiásticas y evangélicas".

Un informe de la agencia pública publicado en agosto muestra que el magnate de los casinos Sheldon Adelson, fundador y presidente de Las Vegas Sands (LVS), ha estado activo en los últimos años para implementar el modelo de resort en Brasil.

Este año, el congresista Paulo Azi (DEM-BA) presentó una propuesta en este sentido. El texto autoriza la explotación de juegos de azar exclusivamente en casinos establecidos en resorts integrados y restringe el número de licencias para cada ciudad, según la población del municipio. El proyecto de ley se ha adjuntado a otro proyecto de ley que está listo para ser votado en la Cámara de Representantes.

El modelo defendido por Adelson es defendido por el alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, obispo licenciado de la Iglesia Universal del Reino de Dios y sobrino del líder de la iglesia, el obispo Edir Macedo. En una reunión en 2018, el magnate prometió a Crivella una inversión de U$S 10 mil millones para usar en un área de Porto Maravilha para un complejo de casino, según el periódico Valor Econômico.

La intención de Crivella, sin embargo, enfrenta resistencia desde la posición evangélica. En el Congreso Nacional, hay divisiones. Mientras que el diputado Marco Feliciano (Somos-SP), cercano a Bolsonaro, está en contra de la legalización, el presidente de la Cámara de Representantes, Silas Câmara (Republicans-AM) admite que es posible presentar una propuesta.


 

 

Fuente:www.huffpostbrasil.com

 

 


 
Banner
Banner
Banner