Empresa Acciona Contra Dirección De Casinos De Uruguay

La firma que desde 2009 alquila el local donde funciona el casino Nogaró de Punta del Este, Vidaplan S.A., presentó una citación a conciliación contra la Dirección General de Casinos de Uruguay (DGC) -a la que le subarrienda el espacio-, por 21 millones de dólares.

Esa acción presentada en el Juzgado de Conciliación de 4° turno, es previa al inicio de un juicio por daños y perjuicios debido a lo que la empresa entiende como competencia desleal, según dijeron al diario El País fuentes judiciales. Se fijó audiencia para el próximo 3 de marzo.

Los problemas entre Vidaplan y la Dirección General de Casinos vienen de larga data.

La DGC hace una explotación conjunta con Vidaplan de la sala del Nogaró. Cuando comenzó el sistema mixto de explotación, la idea era cerrar la sala de juegos de Punta Shopping que explota la DGC. Sin embargo la sala no se cerró y fue ampliada.

Por ese motivo -y es lo que expresa en la acción de conciliación- Vidaplan entiende que la DGC le está compitiendo deslealmente y le genera daños y perjuicios ya que la empresa sigue con los mismos costos, el mismo personal y cada vez tiene menos juego. Eso lleva a que la operación dé pérdidas.

El casino Nogaró cuenta con 152 máquinas, además de mesas de ruleta, punto y banca, blackjack y póker, según la página web de la DGC. La sala de Punta Shopping cuenta "con mas de 300 slots y 4 pozos progresivos de última generación", señala la DGC. "El nuevo sector ubicado en el
subsuelo del Casino Punta Shopping tiene como atracciones principales dos ruletas electrónicas multipuesto Interblock y dos mesas de póker electrónicas multipuesto Pokertek Pro. Cabe destacar que tanto las ruletas Interblock como las mesas Pokertek Pro son únicas en el Uruguay", agrega.

Esos aspectos, según Vidaplan, muestran la competencia desleal de la DGC.

La empresa intentó negociar con la DGC para que esta rescindiera el contrato, asumiera el control del Nogaró e indemnizara a Vidaplan por las tragamoneds. Según las fuentes, la voluntad estaba pero un informe interno de la DGC recomendó no ejercer esa opción en medio de la transición de gobierno.

La otra posibilidad es cerrar el Nogaró, pero la DGC solicitó que no se hiciera porque iba a generar un problema previo al inicio de la temporada turística.

A fines de abril la Justicia de Maldonado trabó un embargo sobre los activos de Vidaplan por el impago de los alquileres del inmueble reclamado por la familia Sagasti (dueña del edificio). El pasado 22 de noviembre, fuentes de Vidaplan dijeron que el Estado no le permite abandonar el casino y que le pone "palos en la rueda" en los intentos que se hacen por mejorarlo.


 

 

Fuente:negocios.elpais.com.uy

 

 


 
Banner
Banner
Banner