La medida fue tomada por la empresa, de la que forman parte Ricardo Glazman y Alejandro Gravier, y su esposa la exmodelo Valeria Mazza, días antes del 20 de marzo, cuando dio inicio la cuarentena obligatoria que dictaminó el gobierno nacional para todos los ciudadanos.

El 16 y 17 de marzo, las autoridades del bingo Oasis Pilar les envió cartas documento a varios empleados, adelándoles que quedaban “suspendidos por razones de fuerza mayor”, sin goce de sueldo, desde el 16 hasta el 30 incluido.

La decisión de la empresa, que junto a Oasis Entertainment y Boldt buscan quedarse con la concesión de tragamonedas en distintos casinos del país, es brutalmente coincidente con la medida que Alberto Fernández anunciaría apenas horas después, indica el medio Realpolitik.