Uruguay: Cuestionan La Compra De 200 Tragamonedas

La ministra de Economía de Uruguay, Azucena Arbelche, y el exdirector general de Casinos, Javier Chá, fueron protagonistas de una polémica cuyo eje principal fue la compra de 200 tragamonedas por parte de la Dirección General de Casinos en el gobierno anterior, cada una con un costo de unos US$ 20.000, y guardadas en un depósito a la espera de la inauguración de un nuevo local.

En una entrevista publicada la semana pasada en el semanario Búsqueda, Arbeleche mencionó un ejemplo de un gasto del gobierno anterior en el cual no hubo austeridad. "La Dirección de Casinos nos reportó que encontraron en un depósito 200 máquinas tragamonedas, cada una con un costo de unos US$ 20.000, que es lo que sale un respirador. Tenemos que priorizar y ser eficientes en el uso de los recursos; claramente hoy no son las máquinas tragamonedas", dijo Arbeleche. Agregó que esas máquinas no van a funcionar "en lo inmediato" y que hay que "ser eficientes y ahorrar en muchas otras cosas".

En una carta que envió al periódico El País, Chá la respondió a la ministra: "Nadie encontró nada, se sabía perfectamente de su existencia y estaban a simple vista guardadas en el depósito central de la DGC. Son las maquinas para El Casino Costa Urbana que está en obra y se deberían instalar
allí en pocos meses. Es un casino que demanda entre 260 y 270 puestos de juego". La inauguración de ese casino estaba prevista para la segunda mitad del año.

"Cuando se mandaron fabricar, aquí en Uruguay ni se tenía noticia del coronavirus. La ministra lo usa como ejemplo de mal gasto o gasto innecesario. Esta claro que no sabe ni entiende de lo que habla", dice Chá en su nota. Agrega que las maquinas son una inversión, ya que "es de donde proviene el 98 % de las ganancias de la DGC".

"Sería muy bueno consultar con aquellos que saben del negocio y del funcionamiento de la empresa antes de publicar tonterías en tono sensacionalista. La comparación con el precio de los respiradores, justo en este momento, es muy malintencionada, no está al nivel esperable". Y al final agrega: "Ministra, cuando quiera, le paso mí número porMessenger y me llama a la hora que guste", concluye.


 

 

Fuente:www.elpais.com.uy

 

 


 
Banner
Banner
Banner