Paraguay: Denuncian Desvío De Fondos De Premios No Pagados

La eliminación de la figura del “premio no pagado por no presentarse el ganador” en la quiniela de Paraguay habría generado que millonarios montos no fueran entregados a entidades de beneficencia y al Fondo Nacional de Recursos Solidarios de Salud (Fonaress).

La Ley 1016, que regula los juegos de azar, establece en su artículo 19 la figura de los premios no pagados por no presentarse el ganador. Esto es, cualquier monto de dinero, vehículo, electrodoméstico o inmueble que no es retirado por quien tiene la boleta ganadora.

Pero la firma TDP, concesionaria de la quiniela, eliminó esa figura usando el reglamento del juego.

Este reglamento fue aprobado por Javier Balbuena cuando era titular de la Comisión Nacional de Juegos de Azar (Conajzar), el mismo funcionrio al que atribuyen vinculaciones en numerosos casos cuestionados, y cuyo patrimonio tuvo un raudo incremento durante sus años en la función pública, indica el periódico ABC.

La quiniela es el mayor juego de azar en el Paraguay. Se estima que mueve anualmente unos US$ 127 millones, alrededor de G. 876.000 millones por año. Según los denunciantes, se estima que alrededor del 6% de los premios de los juegos de azar no son pagados por no presentarse los ganadores.

La cifra representa alrededor de 6 millones de dólares al año que deberían ser entregados a las entidades benéficas y al Fonaress por parte de la firma que explota el juego.

En abril de 2015, la empresa presentó ante la Conajzar el reglamento de la quiniela. En el artículo 40 del mismo establece que la simple emisión de una boleta con los números ganadores no significa que exista un premio.

La firma TDP (Technologies Development of Paraguay), concesionaria de la explotación de la quiniela, sostuvo que no puede saber quiénes y cuántos son los ganadores de cada sorteo. Y que no pueden saber si una boleta emitida
por los quinieleros fue premiada o no

hasta que se presente el ganador, por lo que no podrían saber si hay un premio que no se entregó por no presentarse el ganador.

Sin embargo, el propio sistema de TDP niega esta situación. Cuando un apostador decide realizar una jugada, el quinielero emite una boleta de forma electrónica. Cada boleta es cargada al sistema de TDP, por lo que es posible saber qué boleta apostó a qué número y a qué lugar.

Cada boleta tiene una especie de timbrado en la parte superior que es único e irrepetible. El sistema permite saber quién fue el corredor que recibió la jugada y los números por los que se realizó la apuesta.

Al salir las bolillas en cada sorteo, el sistema cruza cuáles son las boletas que tenían las jugadas. El quinielero al que acude el jugador para cobrar los premios debe meter el código de la boleta antes de entregar el dinero.

El sistema alertará al corredor si la boleta ya fue pagada o no. Esto, además, le permite luego presentar las rendiciones de cuenta a la firma.

Si el sistema permite saber cuáles son las boletas premiadas, también permite saber cuáles son las boletas cuyos premios no fueron retirados.

El senador Enrique Salyn Buzarquis (PLRA) señaló ayer que presentará un pedido de informe a fin de conocer detalles sobre los pagos realizados por la firma TDP en concepto de premios no retirados por no presentarse el ganador.

El legislador señaló además que la firma de la familia Wasmosy modificó de forma unilateral el porcentaje de ganancia que corresponde a los quinieleros, reduciéndolo precisamente en época de cuarentena.


 

 

Fuente:www.abc.com.py

 

 


 
Banner
Banner
Banner