Seria Disputa Entre Concesionario Del Hipódromo De Tandil Y El Municipio

El empresario Daniel Blanco se enfureció con Cesar Bayerque, titular de Inspección, y prometió millonaria demanda contra el municipio de Tandil. Bayerque divulgó infracciones y el concesionario del Hipódromo retrucó: "son pavadas, este es un 4 de copas que no sabe nada de turf".

La relación entre el Gobierno municipal de Tandil y el concesionario del Hipódromo, Daniel Blanco, pasa por su peor momento luego de los cambios de gabinete y los últimos controles al circo de carreras.

Desde el municipio se encargaron de divulgar presuntos incumplimientos que el empresario desmiente de plano, bajo amenaza de ir a la Justicia.

El fin de semana, César Bayerque, titular de Inspección, anunció intimaciones al privado para que realice obras en la pista, la empalizada y el cerco perimetral, infracciones que -de acuerdo al funcionario- se traducirían en multas y un posible freno al cobro de subsidios estatales.

Bayerque es el abogado que asumió el control del hipódromo luego de que el cuidador Jorge Cuenca denunciara penalmente a cuatro funcionarios radicales por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El intendente dio así un giro de timón, colocando en ese puesto a un hombre que promete "tomar el toro por las astas" en la fiscalización del contrato.

Pero al salir a la luz los incumplimientos registrados el 18 de febrero pasado, Blanco redobló la apuesta y  prometió una "demanda millonaria" contra la administración municipal, fundamentada en "perjuicios económicos" que vienen arrastrándose desde el 5 de marzo de 2006, cuando tuvo lugar aquella pomposa reapertura.

Desde Miami, donde el marplatense tiene una importante compañía, disparó con munición gruesa y asesorado por el doctor César Sivo, prepara su estrategia legal para batallar contra la gestión comunal.

"No estoy caliente, estoy re caliente", confesó Blanco para, con lenguaje popular, anticipar que "se viene un gran quilombo" jurídico.

Mientras se esperan los resultados del informe que elaboraron en Tandil los técnicos del Hipódromo de La Plata, estalla esta polémica entre el Estado local y la concesión privada, que así las cosas se definirá en Tribunales.

"Todavía estoy esperando el subsidio del día de la reinauguración y el pago de los fuegos artificiales que me prometió Lunghi", manifestó el propietario de "Vistas Serranas" desde Estados Unidos, donde sigue por Internet las noticias en torno al hipódromo.

Blanco identificó a su adversario público Jorge Cuenca como el motor de todas las acciones del Ejecutivo sobre su firma. "Le tienen terror a Cuenca, y todas estas pel... que están diciendo voy a rebatirlas una por una, con pruebas".

Luego reiteró que "tengo todo en regla, incumplimientos no hay. Es increíble que algunos trasnochados hablen de intervenir el Hipódromo", aseguró.

"Lo hacen ahora, qué casualidad. Esto es porque le tienen terror a Cuenca", repitió Blanco sobre la presión que estaría
ejerciendo el criador de caballos sobre el gabinete del intendente.

Luego redobló la apuesta al sostener que "tengo mucho más para hablar, con pruebas irrefutables, ya lo voy a ir diciendo".

"Eso no lo voy a contestar"

Cuando se le preguntó si alguna vez le habían pedido coimas en Tandil, respondió: "eso no te lo voy a contestar".

En unos días, Blanco retorna a la Argentina y afirmó que se meterá de lleno en las acciones legales. Aunque su abogado, Sivo, ya trabaja en el tema.

"Yo perdí mucha plata por culpa de ellos", manifestó el inversor para luego recalcar que "para frenar un subsidio, tienen que tener un fundamento que deben acreditar en la justicia".

"Jamás me intimaron, son pavadas de estos 4 de copas que no saben nada de turf", fustigó sin medias tintas el concesionario.

Además, en torno a los controles aclaró que "la Municipalidad está ocupando espacios que no le corresponden", refiriendo así que el poder de policía es de la Provincia.

"Los desagües están hechos desde 2008, nunca fueron a controlar nada, y después de 3 años vienen con esto", protestó Blanco.

Sobre el subsidio del 5 de marzo de 2006, subrayó que "nunca lo cobré por inoperancia de los sabios que están ahí adentro".

A propósito de Bayerque, señaló que "acá hay algo personal con él, esto es entre él y yo, con lo que dijo me desafió".

Anticipó en el mismo tono que el vínculo con la comuna será "a cara de perro, a mí me cobraron impuestos y multas indebidas. Que un juez defina, y si tiene que caer un funcionario, que caiga".

Blanco le dedicó también una frase al pediatra radical: "¿A Lunghi le gustan los fuegos artificiales?. Bueno, ahora va a tener un gran quilombo con los 4 de copas esos que puso".

"Al alambrado perimetral lo coloqué 16 veces, si me lo roban qué quieren que haga, cuando la seguridad la tiene que garantizar el Gobierno", argumentó.

Y agregó que "estoy muy caliente. Puedo esperar toda la vida, los juicios son largos, pero la verdad se termina sabiendo".

Al recordar el episodio de la muerte del caballo atravesado por un palo de la empalizada, respondió que accidentes de este tipo "pasan 100 veces en otros hipódromos".

Por último, Blanco se mostró confiado en sortear esta embestida municipal para arriesgar que "voy a ganar la concesión en julio de 2014, cuando termine este contrato. Ni loco abandono, voy a quedarme con el Hipódromo perdiendo plata, sólo por el placer personal", cerró.

 


 

 

Fuente:www.lavozdetandil.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner