Hoy Se Define La Concesión Del Ex Hotel Savoy A La Empresa Ivisa

Está previsto que hoy en la Legislatura de Tucumán se apruebe, por obra y gracia de la abrumadora mayoría oficialista, un proyecto de ley para que la empresa Ivisa, que actualmente administra las máquinas tragamonedas en el Casino de Tucumán, explote durante los próximos 50 años el ex hotel Savoy.

Según establece la iniciativa enviada por el Poder Ejecutivo, el edificio del ex Hotel Savoy deberá ser destinado "a la explotación de la actividad de hotelería y casino". De aprobarse el proyecto, la compañía Ivisa SA, tendrá el inmueble en sus manos durante 50 años.

La firma, además tendrá que realizar, "en un plazo de hasta 24 meses, una inversión mínima de 55 millones de pesos para la adecuación y refuncionalización del edificio", a los efectos de "cumplir eficientemente con la explotación prevista". El proyecto también señala que "el Tribunal de Cuentas deberá verificar que la empresa cumpla con la meta de inversión convenida".

En otro artículo, prevé "la extensión del plazo de los cupos autorizados a la fecha a Ivisa para la explotación de juegos de azar en el casino, por el plazo de vigencia de la concesión de uso que por esta ley se autoriza (50 años)". 

Para abonar las quejas de la oposición a raíz del favoritismo de parte del Gobierno del que vino gozando esa firma privada en los últimos tiempos (recibió más créditos estatales que el total de dinero que invirtió en Tucumán), la iniciativa la exime del pago del impuesto a los Sellos.

Por otro lado, el proyecto advierte que "debe respetarse la línea arquitectónica del edificio, adaptando sus espacios para los usos propuestos, cuidando de no modificar sus fachadas exteriores, salvo el contrafrente, dando cumplimiento en lo pertinente con la Ley 7535 de Sistema de Protección del Patrimonio Cultural de la Provincia".

Relación con la Caja Popular de Ahorros

La empresa Ivisa recibió en las últimas semanas un valioso guiño de la Caja Popular de Ahorros (CPA), la cual desde marzo le otorga $75.000 mensuales para apoyar un Programa de Fidelización de Clientes. 

De esta forma, los apostadores que compren fichas para los juegos de paño, que son administrados por la Provincia, podrán participar de una serie de sorteos que ofrece el Casino. Eduardo El Eter, interventor de la CPA, aseguró que la medida ya tuvo un impacto positivo para la casa de juegos.

"Somos socios de la empresa, y ésta se hace cargo del 70% de los gastos y nosotros del 30%. Esto se da también en otros rubros, como el pago de la energía eléctrica. Hasta ahora, no habíamos intervenido en este programa. Pero
desde que empezamos hubo un repunte en los juegos de paño, como Punto y Banca y Black Jack. No podemos estimar los montos aún, pero estamos contentos", comentó El Eter. 

Así, el proyecto de ley establece que se deberán asignar a la Caja Popular de Ahorros "los espacios necesarios para que desarrolle los juegos de paño a su cargo, que deberán tener similares características a los que ocupa en la actualidad" en el Casino. "Además, deberá preverse en forma específica las áreas destinadas a las oficinas funcionales a esta actividad, para la gerencia, administración, mantenimiento, tesorería, vestuario, baños para empleados y sala de descanso", agrega la iniciativa.

Preocupación y mala fama

El legislador José Manuel Páez (Democracia Cristiana) se mostró preocupado por estos beneficios. "En lugar de traer inversiones genuinas a Tucumán y crear fuentes de trabajo, se opta por volver a contratar una empresa que incumplió con el contrato original y cuyas únicas inversiones las realizó con préstamos o subsidios de la Provincia", dijo. 

En 1999, Ivisa SA ganó una licitación y empezó a prestar el servicio de automatización de quinielas. Seis años después, firmó un contrato con la CPA para instalar hasta 200 tragamonedas en el Casino, a cambio de un canon mensual. Hubo un intento para que los juegos de paño quedaran en manos de la firma; sin embargo, la iniciativa oficial se desinfló. No así el proyecto para ceder el ex Savoy durante 50 años, a cambio de una inversión de $ 55 millones, que debe concretarse en los próximos 24 meses.

Sucede que el convenio se realizará en el marco de una polémica, iniciada a raíz de una serie de beneficios que recibe Ivisa SA. Por ejemplo, entre 2005 y 2010, obtuvo créditos por $ 13 millones de la CPA. Además, se le brindó un aporte que alcanzó los $45.000 mensuales para brindar shows, pese a que este gasto le correspondía a la empresa, según consta en el contrato original. Y, el 27 de marzo, El Eter rubricó una resolución que implica un monto total de $450.000 para participar del Programa de Fidelización de Clientes. Esa cifra se descontará del canon mensual que paga Ivisa para usufructuar las tragamonedas. "El Casino ha quedado en nuestras manos, y decidimos buscar una mayor eficiencia. No podemos esperar hasta que se termine el hotel para hacer estas cosas", aseveró El Eter.


 

 

Fuente:www.elsigloweb.com y www.lagaceta.com.ar

 

 


 
Banner
Banner
Banner