Peleas De Gallos En Costa Rica, Una Actividad Que Quieren Legalizar

A mediados de mayo la Asociación Nacional de Criadores de Gallos anunció que luchará para legalizar las peleas de gallos, que fueron prohibidas por ley desde 1922. En torno a la actividad se mueve mucho dinero y no sólo por las apuestas que se realizan, sino que existe toda una industria detrás.

Aunque están prohibidas en el país desde 1922, las peleas de gallos se realizan en redondeles clandestinos que suelen ser visitados por una buena cantidad de apostadores y aficionados. Se trata de un negocio redondo. En una sola noche, una gallera puede realizar hasta 40 peleas y las apuestas por combate van de ¢20.000 (casi 40 dólares) a ¢100.000 (casi 200 dólares).

Sin embargo, si el gallo es famoso por dar "buenas peleas" y si el dueño tiene el dinero, las apuestas pueden llegar a ¢1 millón (casi 2 mil dólares), confirmó la Asociación Nacional de Criadores de Gallos.

Pero esos montos son solo un "detalle" de todo el dinero que se mueve alrededor del "deporte de los caballeros", como los criadores lo califican.

Las apuestas se negocian de dos formas: de dueño a dueño (el juez es quien entrega el dinero al ganador) y las que se hacen entre aficionados (aquí no hay control de los montos de las apuestas).

El negocio crece con el cobro de entradas al redondel, que en promedio es de ¢ 3.000 (casi 6 dólares). "En una sola noche he visto reunidos a 680 aficionados en el ruedo", aseveró Alexánder Pinto, vocero de la Asociación, la cual dice tener 5.000 afiliados.

Las peleas

En una pelea dos gallos pelean a muerte entre sí mientras los espectadores realizan apuestas. En condiciones normales, los gallos rara vez se hieren gravemente entre sí durante una confrontación territorial. En cambio, durante las peleas de gallos, a las aves con frecuencia se les colocan navajas en las patas que pueden causar lesiones críticas tales como pulmones perforados, huesos quebrados, ojos cortados y múltiples laceraciones en su piel. 

Los asistentes a estos eventos comúnmente llevan a niños pequeños (se encontraron 24 menos en el último allanamiento) a las peleas de animales. Sin embargo, quienes se oponen a estas prácticas, rechazan el hecho de que ver a los adultos deleitarse con tal brutalidad puede enseñarles a los niños a disfrutar la violencia y a la vez envía el peligroso mensaje de que el sufrimiento de los animales es aceptable. Además, las peleas de animales van de la mano de las apuestas, y a menudo van del trasiego de drogas, las armas ilegales y los crímenes contra la vida.

Negocio completo

La vigilancia también es parte del negocio. En las mejores galleras se contrata seguridad privada y cuidacoches porque llegan muchos con vehículos de alto costo.

"Yo una vez vi a un tipo en una gallera con guardaespaldas porque andaba en un maletín ¢5 millones", relató Antonio Van Der Lucht, asesor jurídico del Servicio de Salud Animal (Senasa), entidad que persigue esta actividad ilegal.

En lo que va del año, Senasa ha desarticulado 14 negocios clandestinos y decomisado 436 aves. La entidad se basa en denuncias para los decomisos. "Las personas han denunciado más de un tiempo para acá", dijo Van Der Lucht. 

Las peleas de gallos fueron declaradas ilegales desde 1922. La norma original establecía un castigo a los jugadores de ¢100, o el arresto por 120 días. Hoy, la pena para un funcionario público incluye el despido. En poco tiempo, agregó el asesor de Senasa, se aplicará una multa de ¢2 millones.

Gallos consentidos

Las peleas no solo mueven dinero en las galleras. Por ejemplo, uno de los miembros de la Asociación, un médico de 48 años, tiene un criadero con 25 gallos y dos cuidadores, a quienes paga ¢2.000 semanales por cada animal.

Estos criadores alimentan dos veces por día a las aves, las llevan (con un mecate amarrado de su pata) a tomar sol y a caminar para que alcen vuelo y se ejerciten. Además, limpian y fumigan las jaulas y están pendientes de las vacunas.

La alimentación consta de una mezcla conocida como "la pelota", constituida por maíz amarillo, miel, zanahoria, cebolla morada, chile dulce, garbanzos, huevos, millo rojo y blanco, trigo y vitaminas.

"Solo el saco de 42 kilos de maíz amarillo me cuesta ¢22.000. Yo gasto 10 sacos por mes", detalló el médico sin revelar su identidad.

Los antibióticos, vacunas y antiinflamatorios no pueden faltar en ningún criadero. "El 25% de los productos que se venden en las veterinarias son consumidos por los galleros", según el vocero de la Asociación.

"Uno tiene que cuidarlos bien porque van a ser
combatientes. Al año y dos meses, se les cortan la cresta y barbas. Este procedimiento se hace sin anestesia, pero a los gallos no les duele", dijo el médico.

Para todos los gustos

Los seguidores de las peleas clasifican las galleras en dos categorías: A y C.

La A incluye establecimientos construidos con perling, sillas para invitados VIP y buen espacio. Las C (o "cartoneras" ) son improvisadas con ruedos de cartón o madera

"Las más organizadas son las más atractivas. Las apuestas son mejores, si llega bastante gente", comentó Van Der Lucht, quien añadió que un juego de espuelas de carey (fundamental en las peleas de gallos) ronda los ¢40.000.

Proyecto de legalización

Confiada en que obtendrá el apoyo de los aficionados a las peleas de gallos en todo el país, la Asociación Nacional de Criadores de Gallos aseguró que los "van a tener que oír" en la Asamblea Legislativa, dado que, según anunció la organización, muy pronto va a presentar un proyecto de ley para legalizar las peleas.

Los galleros afirman que miles de firmas respaldarán la presentación de ese proyecto mediante el sistema de iniciativa popular (se requieren 200.000 firmas).El grupo tampoco descarta hacer manifestaciones públicas para dar a conocer sus peticiones.

Por su parte, la Asociación Nacional Protectora de Animales (ANPA) cuestionó cómo se podrá tramitar un proyecto de ese tipo si cada vez más personas se oponen al maltrato a los animales. Su vocera, María A. Ortega, sostuvo que los ciudadanos saben que la iniciativa merece un rechazo. Agregó que los mismos vecinos son quienes ponen las denuncias para que se cierren las galleras, debido a los muchos problemas que generan en las comunidades.

ANPA estima que un proyecto de ese tipo tampoco tiene futuro ante la conciencia de los diputados y por la labor conjunta que realizarían contra ese plan las 89 asociaciones que protegen el bienestar de los animales en el país. De hecho, los jefes de las fracciones legislativas manifestaron un rechazo absoluto al plan de los galleros.

Lo que sí descartó la Asociación de Galleros es acudir a alguno de los diputados para que respalde el proyecto de ley. "Ni siquiera con Cubero vamos a hablar; será de iniciativa popular con miles de firmas porque galleras hay en todo el país y en todos los cantones", afirmó Pinto.

Semanas atrás, el diputado Cubero, del Movimiento Libertario, se declaró partidario de las peleas de gallos. Esto le deparó gran cantidad de críticas y lo obligó a renunciar a su aspiración de ganar la presidencia del Congreso en las elecciones del pasado 1° de mayo. Ahora dice que se salió del asunto, que no conoce a la Asociación de Criadores y que no sabe si apoyará el proyecto.

Por su parte, Pinto detalló que desarrollan un trabajo, cantón por cantón, para organizar a los grupos locales afines a las peleas de gallos. Esa dirigencia, dijo, se encargará de recoger las firmas requeridas. "No podemos decir los lugares donde se trabaja en cada semana y el cronograma de visitas de los representantes de la Asociación; no nos conviene todavía", aseveró el jerarca de los criadores de gallos, quien aseguró que será cuestión de meses para presentar el proyecto.

Pinto sostuvo que el documento ya está redactado y que se encuentra en revisión por parte de los abogados para evitar, en especial, roces con la Constitución Política. Además detalló que las firmas se recogerán mediante boletas especiales dirigidas a la Asamblea Legislativa.

Pero ANPA no le pronostica un final exitoso al plan. "Yo no creo que las personas vayan a apoyarlo y esperemos que los diputados tengan un poco de conciencia, vean lo que significan las galleras, y jamás tomen en cuenta una iniciativa que es como un circo romano", señaló Ortega. Sostuvo que las autoridades deberían intervenir en caso de que los galleros hagan una manifestación pues, según dijo, sería para apoyar algo ilegal. "Si se les permite, este país iría en picada", sentenció.

Por su parte, Cynthia Dent, directora regional de Sociedad Humanitaria Internacional-Latinoamérica, manifestó que "Apelar a la tradición para defender estos sangrientos espectáculos, donde animales son forzados a pelear entre sí, con frecuencia hasta la muerte, es simplemente inconcebible y vergonzoso en un país como Costa Rica.".


 

 

Fuente:www.nacion.com y www.ticovision.com

 

 


 

Comentarios  

 
0 # Patricia Abadía 08-10-2012 16:20
La experiencia de la droga es tan antigua como la humanidad. Parece ser que la adormidera ya se cultivaba en Europa en la Edad de Piedra, en Suiza se han encontrado fósiles de semilla de adormidera perteneciente al cuarto milenio antes de cristo.

En el año 600 los árabes propagaron las virtudes terapéuticas de la adormidera, revelando a los chinos la propiedad estupefaciente del opio. El consumo de la droga se extendió rápidamente por toda China y se desarrolló el contrabando del opio a gran escala.
A principios del siglo XX aparecieron en occidente el opio y el hachís. Finalmente el consumo de drogas se ha extendido por todo el mundo, creando un grandísimo problema social.

La heroína es un derivado de la morfina, una droga semisintética, originada a partir de la adormidera, de la que se extrae el opio. El componente activo responsable de los efectos de esta droga es la diacetilmorfina . Se trata de una sustancia sintetizada por primera vez a finales del siglo XIX y principios del XX que surgió inicialmente para su uso como medicamento, que sin embargo, actualmente su uso se encuentra altamente restringido en la mayoría de los países por tratarse de una droga de abuso.

El cáñamo de la India y la marihuana son dos variedades diferentes de la planta Cannabis. Los escritos más antiguos que se conocen sobre el consumo de cannabis proceden del emperador chino Shen Nung en 2727 a.J.C. Dependiendo de las culturas, se observa un uso profano o religioso. Se cultivó por primera vez en Asia y fue utilizada en la India en el 2000 a.J.C. en ceremonias religiosas donde se veneraba la planta, denominándola “fuente de felicidad y de vida”; las tradiciones brahmánicas posteriores consideraban que su uso agilizaba la mente, otorgaba salud y concedía valor, así como potencia sexual. Otros testimonios escritos sobre su uso en Oriente Medio datan del 500 a.J.C. y en estudios realizados por Creighton y Clay sugieren que en el Antiguo Testamento se hace referencia al cáñamo.

La cocaína en sus varias formas es nativa de las altas cadenas montañosas de Suramérica. Durante miles de años los nativos de esta región usaban las hojas de coca no como un potente estimulante recreativo, sino como hierba medicinal y para la elaboración de infusiones que actuaban en los consumidores como un estimulante. Los efectos estimulantes de la droga aumentan la respiración lo que a su vez aumenta la entrada de oxígeno. Esto le daba a los trabajadores nativos de la región la resistencia para llevar a cabo sus deberes en el aire deficiente de oxígeno de las grandes alturas. Con el tiempo, la ciencia ha descubierto cómo extraer al máximo la fuerza y el efecto de la droga que las hojas de la coca contienen.

El número de adictos a las drogas aumentó el año pasado un 12 por ciento hasta alcanzar los 200 millones de personas, equivalente a un 5% de la población mundial, en un vil negocio que mueve 321.600 millones de dólares, es decir el 0,9% del PBI mundial, según revela el informe anual de la ONU, presentado ayer simultáneamente en Viena y Estocolmo. La investigación de la Oficina contra las Drogas y el Delito (ONUDD) muestra que en 2004, 161 millones de individuos consumieron cannabis; 26,1 millones anfetaminas; 7,9 millones éxtasis; 13,7 millones cocaína; 10,6 millones heroína y 5,3 millones otras sustancias derivadas del opio.

Sin embargo, siendo una tradición milenaria tan antigua como la humanidad, siguiendo el razonamiento de los criadores de gallos, las drogas deberían legalizarse y los narcotraficante s deberían organizarse para presentar una iniciativa popular en ese sentido.
Responder | Responder con una citación | Citar
 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Código de seguridad
Refrescar

Banner
Banner