Polémica Por Legalización De Tragamonedas En Puerto Rico

El presidente de la Junta de Directores de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico (PRHTA), Ismael Vega, alertó ayer de la posible pérdida de 70.000 empleos en casinos y hoteles si se legalizan las miles de máquinas tragamonedas que operan irregularmente en la isla.

La advertencia de Vega, en conferencia de prensa, sigue a la propuesta anunciada por el legislador Rafael Hernández de legalizar las máquinas tragamonedas que operan irregularmente por falta de fiscalización repartidas por toda la geografía de la isla caribeña.

"Es altamente nociva, una mala idea reciclada, una apuesta peligrosa en la que los grandes perdedores serán el sector turístico, el presupuesto de la Compañía de Turismo y Puerto Rico", dijo Vega, dando a entender que legalizar esas máquinas quitará negocio a los casinos, que en Puerto Rico se ubican exclusivamente en hoteles.

La presidenta de la PRHTA, Clarisa Jiménez, dijo por su parte que la proliferación de las máquinas tragamonedas contribuirá al cierre de más casinos en la isla. "En 2012, cerraron tres casinos, en Pichi's, Gran Meliá y El Conquistador. Cuántos más van a tener que cerrar o reducir operaciones para que realmente vean el daño que se le está haciendo a Puerto Rico", agregó.

Sucede que si se habilitan las máquinas tragamonedas en los colmados, barras y establecimientos comerciales,- donde actualmente funcionan de manera ilegal-, las personas tendrán más opciones a la hora de elegir adónde ir. Desde el lado de los hoteles habilitados, estos tendrán más competencia, lo que supondrá una pérdida de sus ganancias.

Cero Negociación

"Esperamos que el gobernador Alejandro García Padilla se exprese y que sea contundente como fue en nuestra pasada convención", sostuvo Ismael Vega, presidente de la junta directiva de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico.

Vega se refirió a que García Padilla les manifestó que bajo su gobierno no se aprobaría legislación para validar la operación de máquinas de juegos similares a las que operan en los casinos, en colmados u otros negocios.

"No vamos a negociar el colapso de nuestra industria. Al Gobernador le pedimos que aclare cuál es la política de su administración", puntualizó.

Datos

El Ejecutivo puertorriqueño estimaba en 2010 la existencia de cerca de 120.000 tragamonedas en la isla, de las que sólo 8.000 contaban con los permisos de operación correspondientes.

Por su parte, Jiménez destacó que el 63% del presupuesto de la Compañía de Turismo, partida equivalente a $63.6 millones, se nutre de los recaudos de las tragamonedas de los 20 casinos que todavía operan en los hoteles del país.

Al mismo tiempo, recordó que por cada dólar que se genera en un casino, la mitad pasa al gobierno y la otra mitad a la operación hotelera.

También mencionó que el 80% de los ingresos en la Compañía de Turismo surgen del impuesto de habitación de los hoteles con casino, por lo que en total, los casinos aportan $78.2 millones de los $97.2 millones del actual presupuesto de esa dependencia gubernamental, precisó Jiménez.

Mientras, los costos operacionales de los hoteles han subido dramáticamente en años recientes, Jiménez observó que Puerto Rico logró una "leve mejoría" en 2012, pero estimó que todo se revertiría si se da paso a la legislación contemplada por el representante Hernández.

Negocio millonario

A preguntas de la prensa sobre un cálculo preciso de esas operaciones, Jiménez respondió que "decir un número sería estárselas inventando", pero Vega reconoció que "están haciendo dinero" y también desviando clientes regulares de los casinos en los hoteles.

Sin embargo, estimaron que se trata de una "competencia desleal" que genera millones de dólares porque sus propulsores han ofrecido al gobierno al menos $180 millones.

Además de Ismael Vega, el expresidente de la Asociación, Miguel Vega, observó que no existe ley que permita esas máquinas de juego fuera de los casinos, pero ante la alegación falsa de que no pagan premios, se han dejado operar.

Agregó que además de la violación a la Ley de Juegos de Azar, también hay violaciones a la ley de patentes municipales porque los comercios donde están las máquinas no tienen permiso expreso para ese tipo de negocio.

Lavado de dinero y pérdidas millonarias

Vega, además, observó la preocupación de alcaldes que vinculan la operación de maquinitas de juegos en barras u otros negocios a "un aumento de la incidencia criminal" en sus jurisdicción. 

La Asociación citó un estudio realizado entre 2008 y 2009, a petición de la Compañía de Turismo, el cual pronosticó merma de $68.4 a $148.8 millones en los casinos, una pérdida de $26.9 millones en el Fondo Educacional de la UPR y una pérdida de $9 millones anuales en el Fondo General.

El estudio estimó en $23 millones la pérdida anual para la Compañía de Turismo y en los casinos se calculó la pérdida de empleos directos en 914, sin contar el golpe negativo a empleos indirectos.

 

 


 

 

Fuente:www.elnuevodia.com y www.eleconomista.es

 

 


 
Banner
Banner
Banner