Uruguay: Critican Reglamentación De Maquinitas

La proliferación de máquinas tragamonedas en los bares de Uruguay ayudó al aumento de los casos de personas con problemas con el juego, donde actualmente un centenar de uruguayos está bajo tratamiento médico por su adicción y 200 familiares también reciben apoyo profesional, según datos estadísticos del programa de Prevención y Tratamiento del Juego Patológico que funciona en el Hospital de Clínicas. En los últimos tres años fueron 500 las personas que consultaron por ayuda.

El negocio de estas maquinitas mueve 170 millones de dólares anuales, y el gobierno tras reconocer que se torna dificil erradicarlo, optó por la regulación de este sector -hoy ilegal-. El proyecto de ley será enviado al Parlamento en los próximos días para operar sobre una actividad que el gobierno reconoce como "caótica" y que se "multiplicó" en los últimos años.

Se trata de regular un mercado de 18 mil maquinitas autorizando un máximo de 3 tragamonedas a cambio del pago de dos unidades reajustables (hoy $ 1.306) por cada una.

Pero para Óscar Coll, médico psiquiatra especialista en ludopatía, quien está al frente del programa del Clínicas, la medida de "mezclar maquinitas en los bares con alcohol es un disparate".

Explicó que Uruguay tomó como uno de sus modelos a España y, según médicos de ese país que consultó, el sistema utilizado fracasó al constatarse un aumento del alcoholismo y la adicción a los juegos de azar. Dijo que juntar el juego con el alcohol "potencia" las enfermedades, los afectados "se descontrolan, se estresan, provocan problemas en los lugares de apuestas y afuera, e incluso, un porcentaje de ellos se suicida".

Coll dijo que los slots vienen con software "pensados para generar adicción" y "los programas informáticos utilizados son cada vez más agresivos" para atrapar al jugador. De hecho, recordó que cuando había solo ruleta, los casos de ludopatía eran muy pocos. Según los estudios del Hospital de Clínicas, el 86% de los pacientes que consultan por adicción a las apuestas tienen como causa a las tragamonedas.

Además, según el informe médico psiquiátrico que el programa de Prevención y Tratamiento del Juego Patológico presentó al Parlamento, "las máquinas tragamonedas son la gran causante del agravamiento del juego patológico en Uruguay".Para el especialista, las autoridades, "no con mala intención", cometen el error de mezclar adicciones, cuando la política debería separarlas. "Separar al juego del alcohol, al juego del cigarro y ahora de la marihuana", explicó.

Para el médico, un ludópata, con alcohol y marihuana, será
más difícil de curar. "Lo que más preocupa es cuando se dice que las tres máquinas electrónicas serán ubicadas exclusivamente en bares, pubs o cantinas que expendan bebidas alcohólicas al mostrador. Eso agravará el problema", afirmó.

El proyecto de ley no limita el número de bares o cantinas que pueden tener slots. La situación propuesta -escribió Coll- provocará dos adicciones, una química, que es el alcoholismo, y otra psicológica-social, como lo es la ludopatía. Sin embargo, hasta ahora, es baja la relación de la ludopatía con el alcohol. Los datos indican que de cada 100 ludópatas, seis presentan problemas de alcoholismo.

También alertó que los ludópatas ocupan el primer lugar entre los adictos sociales que se quitan la vida o lo intentan.

Además, se pudo demostrar que para el juego existen "empujes estacionales", en los que inciden factores como la severidad de las condiciones climáticas o el cobro de aguinaldos y salarios vacacionales.

Acerca de los resultados del programa de prevención, se concluyó que 65% de los pacientes lograron mejorías; 14% redujeron su participación en el juego; 15% abandonaron el programa; y 6% fracasaron y persistieron en el hábito.

El Ministerio de Economía estima que cada uno de los slots ilegales recauda en promedio por mes entre $ 12 mil y $ 16 mil. El proyecto oficial prevé que el Ministerio de Desarrollo Social establezca políticas de prevención y asistencia a las víctimas de juego, que se financiará con el 10% de lo recaudado por el impuesto de 2 UR que se cobrará a las tragamonedas. Además, en los lugares habilitados para instalar maquinitas deberán publicitarse los riesgos vinculados a la ludopatía.

En la exposición de motivos del proyecto de ley, el gobierno afirma que "desde hace bastante más de una década se asiste al desarrollo vertiginoso y en completo desorden de una oferta de juego no autorizado (aunque generalmente no clandestino), a base de la instalación y explotación de máquinas electrónicas que abarca cada vez un mayor número y variedad de lugares, sin limitación, garantías o control alguno".


 

 

Fuente:www.elobservador.com.uy

 

 


 

Escribir un comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La publicación de los mensajes se dará luego de ser verificados por un moderador.


Banner
Banner
Banner