Trabajadores De Juegos De Azar En El Limbo

Más de 10 mil trabajadores directos de las empresas que explotan juegos de azar en Ecuador, se sienten en el Limbo, en el mejor de los casos, o en el Infierno, camino al desempleo. Si bien las actividades se desarrollan con normalidad, los trabajadores desconocen hasta cuándo. Quizá un año, meses o semanas. Lo único cierto es que dependerá de la aplicación de la resolución basada en la pregunta siete de la consulta del pasado 7 de mayo, relacionada con la eliminación de los juegos de azar en el país.

Un ambiente de incertidumbre se percibe entre los empleados de la Profeseries, empresa internacional dedicada al negocio de las salas de juegos.De concretarse, Profeseries estará obligada a despedir a al menos 2.000 trabajadores que laboran en las 50 salas a nivel de Ecuador, de las cuales 14 funcionan en Guayaquil.

"Significará la indemnización de un grupo de empleados, que además del caos, generará pérdidas económicas", lamenta el presidente de la empresa, Álex Rosemberg.

En riesgo de despedidos están 40 personas con capacidades especiales. Uno de los empleados es Emilio Castro, quien desde hace una década labora en el área técnica, con lo que lleva el sustento a su hogar conformado por su madre e hija.

En la misma situación está su compañero Geovanny Barrera, quien quedó parapléjico hace 28 años cuando una bala se alojó en la cuarta vértebra.

"Las puertas se me cerraron, porque consideraba que no estaba apto", recuerda.

Karina Murillo, administradora del local Money Money, opina que de perder su puesto dejarán de estudiar sus tres hijos y no podrá mantener a su madre.

"Fue el único empleo que me dio la oportunidad de crecer y levantar mi casita", expresa esta mujer que abandonó la carrera de Biología Marina por no haber espacio en esa
profesión.

La Asociación Nacional de Propietarios y Administradores de Salas de Juegos (Anpasju) envió una misiva al presidente Rafael Correa en espera de una reunión. Según el gremio, cerca de 25.000 personas laboran en las 160 salas de juegos que funcionan en el país. De esa cifra, 10.000 empleos se crearon en Guayaquil.

Díaz enfatiza que defenderá sus fuentes de trabajo, porque asegura que no son ilegales como se los quiere hacer parecer, ya que cuentan con un amparo constitucional.

Cierto optimismo hay en la Asociación de Casinos y Bingos del Ecuador (Ascabi), que acoge a 31 locales.

Su representante, Jaime Roura, se respalda con los registros del Ministerio de Turismo, otorgado con base en las leyes de fomento a la inversión, como la Ley Especial de Desarrollo Turístico.

Considera que por estar dentro de los hoteles de lujos los establecimientos solo atienden a clientes de estrato alto y en su mayoría turistas.

Para el director del Movimiento Salud y Trabajo (MST), Luis Serrano, la solución está en que el ministro de Turismo, Freddy Ehlers, apoye en mantener estas fuentes de empleo, de lo contrario el Gobierno sería considerado "enemigo del trabajo". Cree que debería limitarse la creación de casinos y salas de juego


 

 

Fuente://www.expreso.ec

 

 


 
Banner
Banner
Banner