Artilugio Legal Para Que Nada Cambie

La noticia sobre la prohibición de las máquinas tragamonedas en México se difundió rápidamente en medios de ese país y del resto de Latinoamérica. Sin embargo, la medida, dada a conocer el miércoles, que forma parte de una serie de reformas al Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos, es un artilugio para mantener el actual estado de cosas en la industria del Juego en México. El Ejecutivo modificó el artículo 12 del Reglamento para determinar que son ilegales las tragamonedas en todas sus modalidades, pero a cambio legalizó los llamados "sorteos de números o símbolos a través de máquinas", que es el eufemismo con el que, durante años, se toleró la instalación de cientos de miles de éstas en casinos de todo el país. Las modificaciones del Reglamento también incluyen la extensión de las licencias hasta 25 años.

El presidente Enrique Peña Nieto reformó este miércoles el Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos para evitar un pronunciamiento inminente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en contra de la legalización de las máquinas tragamonedas, ordenada por Felipe Calderón unas semanas antes de dejar el cargo. Con la reforma, publicada por la Secretaría de Gobernación en el Diario Oficial, se quedó sin materia la controversia constitucional que el Pleno de la Corte discutiría a partir de hoy para analizar la legalidad de la orden de Calderón.

El proyecto de sentencia del Ministro Alberto Pérez Dayán fue retirado ayer mismo de la lista del Pleno.

En octubre de 2012, Calderón había reformado el Reglamento para aclarar que las tragamonedas estaban prohibidas, salvo las que contaran con el permiso de Gobernación.

La Cámara de Diputados impugnó la reforma ante la Corte, pues la Ley Federal de Juegos y Sorteos, que no ha sido reformada desde 1947, prohíbe esas máquinas sin hacer distinciones.

"Se entiende por máquina tragamonedas todo dispositivo, a través del cual el usuario, sujeto a la destreza, realiza una
apuesta, mediante la inserción de dinero, ficha, dispositivo electrónico o cualquier objeto de pago, con la finalidad de obtener un premio no determinado de antemano", señala la reforma de Peña.

En cambio, se aclara que no son tragamonedas las máquinas expendedoras que entregan bienes o servicios, los tocadiscos, videodiscos o aparatos de competencia pura o deporte, ni tampoco las terminales que permiten apostar a eventos deportivos o carreras de caballos.

Para que pueda seguir la instalación de tragamonedas en los casinos, el Ejecutivo agregó un capítulo a la sección de sorteos del Reglamento, señalando que se permiten los sorteos de números o símbolos por medio de máquinas.

Los requisitos son ser permisionario de Gobernación, acreditar la fabricación en México o legal importación de las máquinas, y presentar la relación del número de éstas por casino.

Si la Corte hubiera declarado la invalidez de la reforma de Calderón, la sentencia no hubiera tenido efectos retroactivos, pero sí hubiera dificultado la instalación de tragamonedas en nuevos casinos, o de máquinas adicionales en los que ya operan.


 

 

Fuente:noticias.terra.com.mx

 

 


 
Banner
Banner
Banner